A mi manerA

0
114

Por Julio A. AGUIRRE

* Unidad y fe.
* Otra raya al tigre.
* Oportunistas en la tragedia.

El que tiene fe en sí mismo no necesita que los demás crean en él. Miguel De Unamuno.

    El pueblo mexicano se ha distinguido por la unidad y solidaridad ante el hermano en desgracia tras el paso de los fenómenos naturales. México es un país netamente guadalupano y la fe del ciudadano es inagotable. Hay de aquel que se atreva a decir algo en contra de la “morenita” porque chiquito no se la acaba.

    Unidad y fe. Fe y unidad fueron las palabras expresadas por el mexiquense Enrique Peña Nieto, presidente de México, como las causas que permitió afrontar el embate del huracán Patricia y evitar una catástrofe.

    Yo creo que en buena medida el tener un saldo blanco ante el impacto de este huracán se debe en mucho a la fe del pueblo de México, a tener fe en sí mismo y al haberse unido todos para convocar esta fuerza, que en mucho evitó este desastre, agregó el Ejecutivo federal.

    Sobran ejemplos de la unidad y fe de los ciudadanos que se ha levantado de temblores y huracanes que han provocado tragedias dejando miles de damnificados que han arrasado, materialmente, con todo; y lo peor, muchas vidas humanas se han perdido.

    Llegamos a expresar que ante los embates de la naturaleza no hay defensa. Obviamente nos equivocamos. El ser humano puede defenderse de los desastres naturales porque la fe los mueve; lamentablemente esa misma fe del pueblo de México está muy por debajo del nivel cuando tienen que enfrentar los desastres causados por el mismo ser humano.

    Con la inseguridad en el país, el desempleo, la miseria, el hambre, la corrupción e impunidad no hay poder divino que merme tanta necesidad y desgracia humana.

    Debemos y queremos reconocer la atención, como nunca antes vista, de las autoridades para alertar a los estados por donde pasó el huracán, las medidas de prevención y estar en el momento justo para prestar la debida atención a los afectados. Hoy verdaderamente hicieron su trabajo…que así sea siempre que se requiera.

COMO VA…

    De la miel a la hiel… mientras los priístas celebraran su triunfo en las elecciones celebradas en Colima para ocupar la silla gubernamental, vino el fallo de anulación por la mano negra que nunca falta echando para abajo la celebración de los priistas.

    Otra raya al tigre. No nos asombra el que políticos del partido en el poder, de la misma manera lo hacen todos, sin importar color o siglas partidistas. Que se compre el voto es normal en nuestro país -quién esté libre de pecado que tire la primera despensa-; lo verdaderamente asombroso es el fallo otorgado por la máxima autoridad electoral y que obliga a la pregunta clásica. ¿Por qué ahora sí y antes no?

    Si la máxima autoridad electoral, al igual que un árbitro de futbol tuviera que repetir todos los procesos donde hay trampa, y donde los porteros se mueven antes que el tirador ejecute el disparo a la portería, estaríamos atrasados por décadas.

    ¿Perdió la cordura?… debo confesar que el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón mejor conocido como “El Bronco”, empezaba a caernos bien hasta que se le ocurrió abrir la boca para proponer cambiar la letra al Himno Nacional. Después de tremenda barbaridad sólo queda preguntar ¿pues de cual fumaste vato? No quiero ver un debate -ni en la peor de mis pesadillas- entre “El Peje de Tabasco y “El Bronco” de Nuevo León, ambos con aspiraciones presidenciales. ¡Dios nos libre!

    Le faltó dar nombres… el secretario general de Gobierno, Miguel Ángel Osorio Chong al dar el reporte de daños tras el paso del huracán Patricia, expuso que no hubo los destrozos y la desgracia que algunos seguramente deseaban.

    Que un funcionario de tal calado se exprese así de los políticos y partidos en México indica el tamaño de la ambición de algunos por alcanzar el poder. Tiene razón Osorio Chong. Justamente partidos, candidatos o gobiernos estaban preparados para presentarse en la zona de la tragedia aportando miserias (gorras y despensas), salir en las fotos y alzarse como los salvadores del indefenso.

Para quienes así pensaban sonora trompetilla… y lo que le sigue.

    Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx