A mi manerA

0
127
Pedro Zamudio. Denuncias pero no focos rojos.

*¿¡Qué dijo!?
*Quejas que no van más allá.
*México, ¿país de mancos?

Por Julio A. AGUIRRE

La diferencia entre un esclavo y un ciudadano es que el ciudadano puede preguntarse por su vida y cambiarla. Alejandro Gándara.
Cuando en el Estado de México no se hable de atentados y asesinatos donde la mayoría tiene que ver con el proceso electoral que se avecina, debe ser noticia de “Ocho Columnas”. Lamentablemente, hoy es uno, mañana otro y así seguimos. No hay, en el lamentable tema, un candidato de un solo partido o coalición que no haya sufrido las consecuencias. Todos están inmersos en ello, lo que debe ser una fiesta cívica se convierte en un velorio electoral. Qué pena, desgracia y atraso de un país como el nuestro.
Sobre el tema, el consejero presidente del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), Pedro Zamudio Godínez, negó que existan focos rojos, pero ante la alta incidencia de denuncias es que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) expresa su preocupación en seis entidades del país, incluido el Estado de México.
Una de dos, quién escribe no entiende o Zamudio Godínez como dice una cosa dice otra. Las denuncias son altas, los atentados consumados ¿¡y no hay focos rojos!?
Existen condiciones, agregó el consejero presidente, de seguridad de cara al 1 de julio, porque han podido seguir llevando a cabo sus actividades como autoridades electorales.
Otra frase que desnuda nuestra incapacidad electoral. Ciertamente, las acciones correspondientes se han venido llevando acabo por las autoridades electorales mexiquenses, así como las campañas rumbo a cargos federales. Sin embargo, aún no dan el banderazo de salida respecto a la campaña a los cargos de elección popular -alcaldes y diputados- en casa, y ya se ha dado el derramamiento de sangre.
El camino rumbo al 1 de julio no es del todo halagador aunque algunas autoridades pretendan no alarmar a la sociedad mexiquense.
SER O NO SER
A los tímidos y a los vacilantes todas las cosas les parecen imposibles, porque así les parecen. Silvio Pellico.
No todo queda en lo hecho y dicho por el Instituto Electoral, es claro que los partidos políticos y candidatos no se ponen de acuerdo. Se quejan donde y con quien no deben.
No queremos protección ni seguridad especial, pero sí que tengamos unas elecciones en paz como se merece el Estado de México, denunció el coordinador de la Fracción Parlamentaria de Morena, Francisco Vázquez Rodríguez.
La queja de Morena consiste en que varios expriistas, perredistas y panistas se pasaron a Morena y ahora han recibido llamadas intimidantes diciéndoles que se cuiden, que no tomaron la decisión correcta, y creo que es un tema que aunque no se entienda como amenazante, sí lo es, expuso.
Preocupante lo denunciado y, con respeto, no tan ocupante como lo que estamos viendo día a día. Las amenazas no se esconden, aunque los hechos violentos son los que ocupan.
País de “mancos”… el tema nacional hoy es, sin duda, el primer debate presidencial entre los candidatos a guiar los destinos del país, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez, “El Bronco”.
Por cuestiones de tiempo -oro puro en los medios- nos fue imposible dedicarle mayor espacio. Hasta donde pudimos ver y escuchar, rescatamos la propuesta de Jaime Rodríguez, candidato Independiente de cortar, literalmente, la mano al que robe en México.
Obviamente no sabemos si Jaime Rodríguez gane la elección, tampoco si su iniciativa sea aprobada en el Congreso. Se ve casi imposible que suceda una y/o ambas cosas. De otra manera tendríamos un país de políticos mancos.
Otra cosa que se pudo apreciar del esperado debate, y que no sorprendió a nadie, Margarita Zavala, Ricardo Anaya, Jaime Rodríguez y José Antonio Meade, fueron los “Cuatro Mosqueteros” que lanzaron sus sables a la cabeza de Andrés Manuel López Obrador, quien quedó a deber varias interesantes respuestas a preguntas de sus adversarios.
A López Obrador sólo le faltó -eso creo- levantar los brazos con el signo de “V” de la Victoria, de “Amor y Paz, chavos”.
Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.
Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx