A mi manerA

0
138
Gerardo Pliego Santana. Palomita en el examen.

*Ni maestro, ni alumno.

*Mesías andan sueltos.

*Empezar de cero, lo peor.

Por Julio A. AGUIRRE

 

Culto es aquel que sabe dónde encontrar lo que no sabe. George Simmel.

No es maestro –que yo sepa- y tampoco estudiante, sin embargo el candidato a la presidencia municipal de Toluca por la Coalición del Estado de México al Frente, Gerardo Pliego Santana se dio cita en la facultad de Economía de la Universidad Autónoma del Estado de México para dar a conocer, a gran des rasgos, los planes que tiene para hacer de Toluca una ciudad Inteligente.

Estamos en la UAEM para que los jóvenes estén informados, para que en base a un análisis puedan determinar la orientación de su voto, y en segundo lugar, para escucharlos y aclarar sus dudas, expuso.

Buen punto de Pliego Santana al no rehuir a la invitación. Pararse ante los inquietos  y preparados Universitarios no es acudir a un día de campo. El simple hecho de dar la cara habla bien de él; más simpatías logró cuando reconoció que este tipo de ejercicios deben de ser “no solamente cuando somos candidatos, sino una vez en el poder, como presidente municipal, para que también se esté en contacto permanente con los estudiantes, ya que ellos tienen muchas ideas para poder mejorar el municipio de Toluca”.

Es correcto. Los universitarios no son los hombres del futuro, son los hombres del presente y muchos de ellos tienen y pueden dar clases a los candidatos a diputados, alcaldes y gobernadores. Por ser universitarios ya son grandes y respetados. Por estar en la Universidad en sus manos y formaciones la comunidad pueden recetar clases a muchos aspirantes que ni la secundaría terminaron.

La invitación y puertas de las aulas de nuestra Máxima Casa de Estudios permanecerán abiertas para el resto de candidatos, si se atreven a pararse y explicarles no los qué, sino el cómo hará para que los habitantes de la capital del Estado de México tengan un mejor nivel de vida.

CORDURA

Cuando el carro se ha roto, muchos nos dirán por dónde no se debía pasar. Proverbio turco.

Cuando se sabe dónde se está parado y a dónde pretenden llegar, cordura es la palabra clave para los aspirantes a cargos de elección popular. El estancamiento o el avance no logrado en los municipios, estados y el país, tiene que ver la jactancia de los candidatos y partidos que los secundan.

Cuando cambia de manos el poder, el que llega además de no encontrar ni papel para el baño  -los que se van cargan hasta con los clips- cambian de proyectos y programas que en su momento dieron resultados.

Fuera de sus cabales aquel edil, gobernador o presidente que pretenda cambiar todo e iniciar de cero. Tres años de alcalde y los seis del gobernador y ejecutivo federal pueden ser pocos si continúan el camino.

Cambiar lo malo resulta necesario. Continuar lo bueno resulta indispensable.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto a meses de dejar la silla máxima del país advirtió que es retórica prometer que México será un paraíso de un día para otro, pues mejorar al país depende del trabajo diario de los ciudadanos. “Suena muy bonito en la retórica decir: vamos a arribar a ese México que todos queremos. Y lo pintamos muy bonito, donde prácticamente sea el paraíso”, expresó.

Pregunto: ¿Ha existido alguien, incluyendo al Presidente de la República, que no prometa cambios inmediatos y sustanciales?

Quien escribe expuso que el país no cambiaría al arribo del mexiquense a la presidencia. Y lo señalamos justo después de la firma “Pacto por México” donde por fin los partidos políticos más representativos estuvieron  de acuerdo en algo.

No se verán, dijimos entonces, mejoría durante este sexenio. Las leyes se cambian en un abrir y cerrar de ojos. Ejecutarlas requiere de años y hasta sexenios. Expresamos, también, que el gobierno de Peña Nieto sería recordado como el sexenio de la siembra pero que cosecharía quien sustituyera al mexiquense.

No quiero pensar lo que sucederá, aunque lo sabemos todos, si Andrés Manuel López Obrador alcanza la anhelada silla presidencial. ¿Echará lo poco bueno y ya adelantado?, ¿pensará que seis años serán suficientes para convertir al país en un sueño hecho realidad?, ¿Tiene realmente AMLO la varita mágica que viene anunciando hace 18 años?

Como mexicano optimista quisiéramos que así sea. Como mexicano realista sabemos que esto no sucederá. Empezar de nuevo por un México made in López Obrador será seguir en el estancamiento o bien, en el retroceso.

Cordura, mucha cordura solicitamos a todos los aspirantes en el país a diputados locales, legisladores federales, presidentes municipales, gobernadores y al mismo vencedor de la elección presidencial.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx