A mi manerA

0
134
Juan Rodolfo Sánchez Gómez. El enemigo en casa.

 Por Julio A. AGUIRRE

*El enemigo en casa.

*Inseguridad, sólo un “bache”

*¡…Y lo que falta!

Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres. Séneca Anneo.

Finalmente –más vale tarde que nunca- Juan Rodolfo Sánchez Gómez, presidente municipal de Toluca reconoció que la delincuencia está infiltrada en los cuerpos de seguridad de su administración (aclarando que así lo encontró).

Nada que asombre a la sociedad. Todos hemos sido observadores de películas o series en televisión cómo la policía busca infiltrar en las filas de las bandas criminales a elementos de incógnitos que sirvan y aporten datos para conocer modos de actuar, localizar fortalezas desde dónde actúan, recabar evidencias del delito y, en su momento, echarles el guante.

También hemos visto y sabemos que el crimen organizado tiene comprados a elementos de seguridad, tanto los de a pie como altos jefes y directores policiacos. Lo señalamos por las películas y series de televisión, sin embargo en la vida real, esa película la vemos a diario.

Recordemos que hasta ex militares de alto rango están en la cárcel por dicho delito comprobado.

La denuncia de Rodolfo Sánchez es una muestra ¿más? de lo podrido que están la mayoría de  cuerpos de seguridad en el país. Hoy, además de las “orejas” (policías “reales”, pagados por el crimen organizado), se denuncia que en la corporación de la ciudad capital existen, delincuentes trabajando de guardianes del orden.

Es decir, no sólo tenemos al enemigo en casa sino que ¡hasta cobran en la caja de dicho municipio!

Con el dinero del pueblo, que debe emplearse para que la policía nos proteja, con ese presupuesto se les paga a los infiltrados para que den el pitazo y hagan sus fechorías cuando les da su regalada gana. Tienen todo en la mano: uniforme, pistola, placa y toda la maquinaria conocimientos policiaca a su disposición.

¡Qué jodidos estamos! La queja ciudadana la conocemos de tiempo atrás y la recomendación radica para cuidarnos más de quienes nos proteger que de los mismos delincuentes…al final de cuentas son lo mismo.

La “buena” noticia es que los ladrones disfrazados de policías en el municipio de Toluca ya han sido identificados, aunque el alcalde omitió decir cuántos son y qué cargos tienen.

¿Por qué hablar de un tema tan delicado y callar al mismo tiempo? Lo que pudo ser un logro a la valentía y credibilidad del alcalde quedó truncada. Lo ideal hubiese sido, pienso, no sólo dar nombres, también cargos ocupados y hacer la presentación ante la sociedad. Exhibirlos como son.

Entendemos poco de leyes y los inservibles y enredados protocolos judiciales, sin embargo, esperamos que dichos sujetos ya estén bajo resguardo de los “buenos” policías; de no ser así, los “palomos” habrán volado luego de las declaraciones de Juan Rodolfo.

                                                                         ¿SÓLO UN BACHE?

La muerte, temida como el más horrible de los males, no es, en realidad, nada, pues mientras nosotros somos, la muerte no es, y cuando ésta llega, nosotros no somos. Epicuro.

Hace mucho que el pueblo no recibe nuevas-buenas en cuanto a resultados de la feroz lucha de la justicia contra la maldad. Lamentablemente todas las estadísticas, incluyendo las oficiales, señalan que lo que va del año el índice delictivo se ha elevado en forma escandalosa.

Que profunda tristeza e impotencia saber –las noticias no se pueden esconder ni maquillar- que el crimen organizado ha enfocado sus baterías en mujeres y en niños. No hay rincón en el país donde no se registren asesinatos, secuestros, robos en todas sus modalidades y extorsiones día a día.

Son los llamados delitos de alto impacto. ¿Qué delito no impacta?

Justamente por ello y emitiera un reporte anual de resultados, el día de ayer compareció el Fiscal Jaime Gómez Sánchez en el Congreso local.

El Estado de México atraviesa por un “bache de inseguridad”, apuntó el abogado de más de 17 millones de ciudadanos.

Tuve que volver a leer la nota asegurándome que era cierto lo dicho. Y sí, tal cual lo expresó.

“El Estado de México atraviesa por un bache (de inseguridad) derivado de distintos “cuellos de botella” provocado por el déficit de personal en la institución” y urgió necesario que los distintos órdenes de gobierno continúen trabajando en la materia.

Damos el respeto que toda opinión se vierta sobre el tema. Sin embargo no compartimos la frase “bache de Inseguridad”.

Más que “bache” (además, para baches Toluca), los ciudadanos vemos y sentimos sumergidos en una “alberca de inseguridad” en la que nos estamos ahogando.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx