A mi manerA

0
122

Por Julio Alejandro AGUIRRE PADILLA

*Peligro de colapso hospitalario.
*Siendo envidiosos seremos dadivosos.
*Falta menos, pero viene lo más complicado.

El secreto de la salud para la mente y el cuerpo no es lamentarse por el pasado, ni preocuparse acerca del futuro, sino vivir el momento presente sabia y provechosamente: Buda.

Mientras las autoridades se ocupan de hacer frente a esta maldita Pandemia, es momento de que usted, yo, todos, absolutamente todos los mexiquenses nos preocupamos por nosotros mismos, por nuestra familia, por el prójimo.
Somos envidiosos, hoy se puede y se vale. Pensemos sólo en la salud de los nuestros. En los abuelos, los padres, los hijos los nietos, hermanos, tíos y sobrinos. Si pensamos en ellos y actuamos por ellos, lo estaremos haciendo por nuestra comunidad, ciudad, estado y país.
Por ello señalo que en esta época se vale ser envidioso, porque si buscas tu bienestar estarás haciendo el de tus semejantes.
Con tiempo suficiente las autoridades nos han advertido sobre lo que viene. Nos han dicho que podemos y debemos hacer, aunque dichas medidas no puedan ser aplicadas por todos.
Muchos millones viven al día y la disyuntiva es muy cabrona. Si no salgo no como. Y si salgo puedo correr el riesgo de contagiarme y contagiar a los míos.
No es una decisión sencilla porque la pobreza también aniquila, sin embargo estamos muy cerca de ver lo que nadie desea. El Sistema de Salud del Estado de México, el más grande del país, puede colapsar en cualquier momento…si usted, yo y todos no acatamos, ¡ahora más que nunca!, las recomendaciones sanitarias.
Ayer el Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo fue nuevamente tajante en la petición.
“Necesitamos disminuir el ritmo de contagios, se trata de salvar vidas y la mejor manera de hacerlo es quedarse en casa. Sé que es muy difícil poner en pausa todas nuestras actividades, reconozco el esfuerzo que todos han hecho, pero sólo así lo vamos a lograr”.
“Nuestra preocupación está justo ahí, en los enfermos que necesitan hospitalización, está creciendo a un ritmo muy rápido y de continuar así provocará que se sature el sistema de salud”, puntualizó.
RESPETUOSOS
A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante. Oscar Wilde.
El COVID-19 vino a parar de cabeza al mundo pegándonos a todos donde más nos duele: La Salud y el bolsillo. Entendemos al ser humano que no cree en la existencia de este fenómeno y para ellos nuestro respeto.
La historia de la llegada del COVID-19 seguramente nunca se conocerá a fondo; tampoco se sabrá la cifra exacta de fallecidos y contagiados al término de esta pesadilla. Sin embargo habrá tiempo para echarle en cara a cualquier gobierno de lo que hicieron o dejaron de hacer.
Todo a su tiempo, pienso. Por lo pronto para que buscarle tres pies al gato si sabemos que tiene cuatro.
Se acerca el mes de mayo, contemplado como el más complicado de todos; el COVID-19 se ha convertido en una ola que toma altura, fuerza y arrasa con lo que se pone a su paso y la desafía. Si los pronósticos no cambian, del 2 al 20 de mayo viene lo más complicado.
Ya falta menos, diríamos los optimistas.
Pero falta lo más duro y doloroso, señalarán los conscientes y realistas.
Lo menos que queremos los mexiquenses y mexicanos es ver a gente seguir muriendo en las baquetas o calles porque no habrá lugar disponible para recibir una atención adecuada.
Hagamos conciencia y, repito. Hoy más que nunca ser envidioso en su salud, será la mejor manera de convertirse en dadivoso con sus semejantes.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx