A mi manerA

1
121

Por Julio A. AGUIRRE

* PVEM, mala influencia.
* PRI, agarra la pata.
* Rubén Moreira, pésima decisión.

El que domina a otros es fuerte; el que se domina a sí mismo es poderoso. Lao-Tsé.

    Mucho nos hubiese gustado que Manlio Fabio Beltrones, en su calidad de Presidente Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), diese por terminada la relación electoral con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Confieso ser un soñador.

    No lo hizo, posiblemente ni lo pensó, y si por su mente cruzó la idea tuvo que desecharla por órdenes de arriba.
    Hubiese sido un gran desafío para el nuevo dirigente nacional demostrar que el partido tricolor es grande sin necesidad de “nanas”, que tienen en sus filas cantidad y calidad de militantes para mantener el poder, para revivir viejos tiempos en que ellos partían y repartían el pastel sin tener que dar, ni migajas, a los socios oportunistas que ponen sus votos al mejor postor.

    La sociedad PRI-PVEM que tan buenos resultados electorales les han dado hoy a ambos, puede resultar contraproducente mañana… para el partido tricolor.

    En un futuro cercano gana más el Verde Ecologista y pierde el Revolucionario Institucional.

    Increíblemente, el Verde Ecologista llegó al Partido Acción Nacional, primero, y ahora con el tricolor, a vender espejitos a cambio de oro.

    Más increíble resulta que viejos lobos de mar como azules y rojos, estén pagando tan alto precio.

    El Verde Ecologista es, para quien escribe, mala influencia.

    Arropados en su amor y su defensa férrea en pro de los animales y el medio ambiente, el Verde Ecologista está dándole al pueblo donde más le duele. En sus gustos y sus tradiciones, apoyados, claro está, por el hermano mayor, hoy el partido en el poder.

AGARRA LA PATA

    Más instructivos son los errores de las grandes inteligencias que las verdades de los ingenios mediocres. Arturo Graf.

    Seguramente, en el Partido Revolucionario Institucional no aplica el dicho: tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata.

    Pongamos de ejemplo el bello estado de Coahuila, recordando que quien escribe es coahuilense (Ramos Arizpe) de nacimiento y mexiquense (Toluca) de crecimiento. Coahuila se ha quedado sin las tradicionales peleas de gallos; los palenques han sido prohibidos por el Congreso local, provocando el clandestinaje de una tradición.

    Hoy (ayer) estaban a punto de prohibir las corridas de toros; otra propuesta ecologista absurda que golpea fuertemente a los ganaderos, como lo hicieron con los galleros y cientos de miles de personas que viven de ambas actividades.

    Los ecologistas tienen, obviamente, una idea equivocada de la “protección de animales”; con la prohibición de las peleas de gallos y corridas de toros, son ellos, y sólo ellos, los que están matando con su prohibición, a estos ejemplares que nacieron para pelear en un ruedo.

    Obviamente, debemos recordar la prohibición de animales en los circos acabando con una, otra más, tradición.

    Cirqueros, galleros y amantes a la tauromaquia están que trinan contra el Verde Ecologista, un partido mentiroso y tramposo. Proteger a los animales pero apoyar el aborto es una tremenda aberración que tarde o temprano pasará factura al Verde Ecologista y al socio que lo apoya en los congresos estatales y la Cámara de Diputados.

    El Partido Revolucionario Institucional está creando un monstruo. Ir en contra de los gustos y tradiciones en el país es la peor apuesta electoral que en su vida haya pactado el partido que tiene el poder…. por hoy.

    No nos extrañará -acá entre nos, lo estamos deseando- que el Partido Revolucionario Institucional junto al socio incómodo -el PVEM- deje el poder máximo en las próximas elecciones.

    Armando Guadiana Tijerina, como candidato independiente, les puede hacer la faena, colocará banderillas en todo lo alto, y hacerlos rodar, patas pa´rriba rodar con estocada perfecta.

    Importante recordar que Guadiana Tijerina, empresario coahuilense y amante a la fiesta brava, tuvo conflictos con Humberto Moreira, exgobernador y hermano del actual mandatario Rubén Moreira. El tufo es de revancha política, sí; pero el PRI se lava las manos anunciando el apoyo a la iniciativa del Verde Ecologista y es el Congreso del estado quién toma la decisión.

    ¿Hasta dónde arrastrarán a mi querido estado de Coahuila los Moreira (PRI) y los verdes ecologistas?

    Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final… A mi manerA.

    Correo electrónico:
 aguirre@8columnas.com.mx