lunes, febrero 26, 2024
InicioOpiniónCamino al poder

Camino al poder

Saúl GÓMEZ BRITO

 

En política los municipios enfrentan serios problemas, muy serios,  que exigen respuestas prudentes; con el interés de conocer la realidad y los hechos; de ahí, exponer líneas concretas de trabajo, evaluando la importancia de los problemas en su dominio local, evitando soluciones circunstanciales.

No hay necesidad de hacer un balance dramático, se ha de comenzar por rescatar la confianza y la seguridad terminando con la incertidumbre, respondiendo a la necesidad urgente de mejorar las condiciones básicas de la vida municipal, garantizando el camino al empleo y encontrar nuevas estrategias de apoyo al desarrollo productivo.

En las líneas gubernamentales todo gira en este entorno, pues no son pocos los beneficios realizados por los gobiernos estatales en los últimos años, el resultado de las respuestas dadas se han de apreciar bajo las perspectivas del cumplimiento de tareas propuestas que abran paso a un esfuerzo constructivo con miras de alcanzar mejores condiciones de vida común.

El mejor marco para empujar el desarrollo político y económico en el escenario mexiquense, es apuntalar el mercado municipal como infraestructura necesaria del modo de producción local, es el turno del municipio, a éste atañe la relación en esa construcción y a la vez conclusión de un proceso de unificación, que tiene varias caras en un mercado global tan distante y desigual. Ahora comienza a concretarse la posibilidad de un nuevo tipo de desarrollo municipal, con una sociedad participativa al frente, esto no es nada fácil cuando en una sociedad plural los cambios democráticos se realizan sin que surjan graves problemas coyunturales, algunos derivados del proceso mismo y otros creados por los enemigos del progreso.

El mejor escenario del desarrollo municipal es el sistema del capitalismo mismo; cabe la advertencia que en su propio origen el capitalismo es el agente para la disolución del viejo municipio improductivo, para configurar un nuevo esquema de desarrollo; por esto, es necesario apuntalar la infraestructura del mercado interno, como condición ineludible de un progreso sostenido y sustentable.

La presencia actual de los problemas de inseguridad y económicos es el precio inevitable  de la pobreza y sus consecuencias que no son pocas; el desorden provocado en el sistema debe ser remplazado por una conducción ordenada en la política y en la economía, los tiempos llaman a cumplir estos propósitos y objetivos y a desarrollar distintas y mejores relaciones de producción.

En suma, en el municipio se cumple puntualmente con una gran ley histórica, una administración social en decadencia debe ser suplantada por otra nueva y vigorosa en la dirección y conducción de la política, la economía y de la sociedad; ese crecimiento irreversible, lleva a la ruptura de un andamiaje anquilosado que no responde más a las necesidades básicas de la población, de una población que se mira excluida.

Los economistas destacan con frecuencia que en los municipios se acentúa un relativo crecimiento económico sin significativas mutaciones de estructura productiva, un crecimiento con magro desarrollo porque los incrementos cuantitativos del ingreso, no comportan cambios en el aspecto cualitativo de su distribución; el progreso de la economía ha sido más aparente que real.

En este espíritu innovador está el camino de las reformas estructurales, siendo necesario integrar la confianza compartiendo el criterio en la necesidad urgente y esencial de buscar la participación ciudadana, impulsando una política económica incluyente para solucionar problemas, definiendo una economía en condiciones para poner en marcha un conjunto de medidas destinadas a encarar y superar las dificultades municipales presentes. Como se observa, fortalecer la capacidad de producción municipal está en la mira del Gobernador mexiquense, con ese mismo ímpetu en cada municipio se han delimitar con precisión las actividades, no tiene sentido diluir responsabilidades y sí fortalecer el orden, estas acciones sencillamente deben ser consideradas como fuerzas auxiliares en las tareas de mejorar la hacienda municipal.

Artículo anterior
Artículo siguiente
PODRÍA INTERESARLE ...

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO