sábado, febrero 24, 2024
InicioOpiniónCamino al poder

Camino al poder

Saúl GÓMEZ BRITO

Está pendiente la tarea de concertación de alianzas y pactos políticos y de acuerdos de paz como expresión de los intereses de los diversos sectores sociales mexiquenses, construyendo con su aportación amplios horizontes para un mayor fortalecimiento de la vida municipal.

La prioridad indiscutible de la política de concertación es el bienestar social, esta cuestión es muy seria para descuidarla y, ciertamente cobra importancia tomar en cuenta las necesidades urgentes de miles de mexiquenses afectados no sólo en su situación económica sino por los efectos de la misma inseguridad.

Estas son realidades que se modifican cuando se abren nuevas posibilidades y espacios que tienen lugar con los cambios y transformaciones en la dinámica política local, aun así, el futuro dependerá de la habilidad de las administraciones municipales de entender su realidad y de la capacidad que tengan para proponer un proyecto económico capaz de representar a sus diversos sectores.

Cabe advertir que estos datos son sólo una parte de la historia frente a hechos fundamentales de una persistente y larga crítica situación social, cuya explicación se encuentra en lo profundo de las contradicciones de la creciente desigualdad y el complejo de las relaciones sociales, mostrando la conclusión de estar obligados a renovar a fondo esas políticas.

Necesitamos políticas liberadas de deformaciones, hacerlas modernas y que manifiesten el interés de la sociedad en general, sólo en este caso las reformas estructurales responderán  a las tareas de transformación  tan necesarias para la realización de cambios, evitando errores como sus consecuencias.

El futuro inmediato requiere confianza, perfeccionar la organización en la economía y enfocar la política con una nueva visión en concordancia con esta época, una actitud positiva hacia la reestructuración, hacia la aceleración del desarrollo económico y hacia la solución de los problemas toda una actitud confirmada en los hechos, no en las palabras.

Dada la crisis y las tendencias recesivas en un sistema político y económico internacional más entrelazado y competitivo en el cual la modernización tecnológica impone estas condiciones requiere atención, así una dimensión deviene en tarea en cada municipio apoyando a las personas emprendedoras mejorando el mercado interno.

Entre otras la labor municipal es apoyar a las personas industriosas, a las personas pensantes que quieren y pueden abrir nuevos caminos, en los municipios hay mucha de esta gente, hoy todos tenemos la posibilidad de revelar capacidades laborales como también están los que se aferran a lo viejo, a la rutina y a la indiferencia.

Estos tiempos exigen un alto nivel profesional, una preparación moderna con conocimientos sobre la producción, la ciencia, la economía y organización, necesitamos aprovechar el potencial intelectual en cada municipio, aumentando de modo sustancial su rendimiento creativo adquiriendo la organización y disciplina un creciente significado.

El deterior de la disciplina y la dilución de las responsabilidades en los municipios tienen raíces demasiado profundas dejándose sentir con mucha fuerza; precisamente la irresponsabilidad y la indisciplina son causa de los complejos problemas que se viven a diario, hay que crear un entorno que excluya toda posibilidad de repetir semejantes fenómenos.

En adelante la buena organización y la presteza han de ser ley en cada municipio, así como la integridad moral de nuestras autoridades, ahora no sólo por experiencias anteriores sino también por las presentes, sabemos que es necesario fortalecer la moral para que la magna tarea de renovación se vea cumplida como exige el pueblo.

PODRÍA INTERESARLE ...

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO