ENTRE COMILLAS- ALBERTO ABREGO

0
290

Por: Alberto Abrego

“El celular es un dispositivo de rastreo que también permite hacer llamadas”

Julian Assange

PEGASUS, UN MUNDO NOS VIGILA

En agosto de 2016, The Citizen Lab, un laboratorio de investigación sobre tecnologías de la información, comunicación y  derechos humanos, con sede en la Universidad de Toronto, Canadá, dio a conocer al mundo sobre el uso de Pegasus, un software con el que intervinieron dispositivos celulares con fines de vigilancia y espionaje. Este programa cibernético fue comercializado por la empresa israelí NSO Group, soloa gobiernos, supuestamente con el único fin de ser utilizado contra terroristas y delincuencia organizada, pues el software es capaz de recolectar toda la información que contenga un teléfono celular, contactos, fotos, notas, mensajes, correos electrónicos, redes sociales, videos, audios, identifica la ubicación de quien porta el móvil, incluso grabar audios y videos sin darnos cuenta.

Recientemente organizaciones no gubernamentales como Forbidden Stories, Amnistía Internacional y algunos de los diarios más importantes del mundo dieron a conocer que durante los dos sexenios anteriores, el gobierno mexicano contrató el citado programa para espiar nada menos que a 15 mil personas, entre ellos activistas, empresarios, periodistas, legisladores, defensores de derechos humanos, al mismo presidente Andrés Manuel López Obrador -que entonces era líder de la oposición y crítico feroz del gobierno-, sus colaboradores, familiares, su doctor y hasta a algunos familiares del grupo de estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, entre otros.

Un escándalo mundial, una atrocidad que viola los derechos fundamentales. En el mundo se habla de 50 mil líneas intervenidas, de las cuales 15 mil son mexicanas. Una vez más, México en el primerísimo lugar en el cuadro del deshonor como el país que más espía a los incómodos, muy por encima de países que históricamente no son conocidos precisamente como paraísos de los derechos humanos, como Azerbaiyán, Kasajistán, India, Marruecos y Arabia Saudita, entre otros.

La semana pasada, el gobierno mexicano declaró, en voz de la Titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) que se encontraron 31 contratos firmados por los gobiernos de los dos sexenios anteriores a través de distintas instancias gubernamentales con NSO Group, propietaria de Pegasus. Las instancias señaladas son la extinta Policía Federal, la Secretaría de Gobernación, Prevención y Readaptación Social, Servicio de Protección Federal y el CISEN. Informó además que la cantidad erogada en dichos contratos suman 1970 millones de pesos, es decir, 61 millones de dólares y que los expedientes serían entregados a la Fiscalía de la República para las respectivas investigaciones.

Más de 300 mil homicidios y desaparecidos en los dos últimos sexenios, donde se mintió, ocultó, manipuló, corrompió, robó y ahora también sabemos que se espió. Vaya manera de gobernar. El gobierno federal se ha comprometido a investigar, pero quedan muchas dudas: ¿Cuántos trabajadores se tenían en nómina para espiar a 15 mil personas? Investigaciones confiables dicen que el contrato con Pegasus era hasta 2019, entonces ¿se siguió espiando hasta esa fecha?, ¿en verdad Pegasus ya no sigue operando?, ¿para qué utilizaron tanta información, para chantajear, para extorsionar, para silenciar?, si el programa era para espiar a la delincuencia ¿cómo es que siguen operando los más de 40 cárteles en nuestro país?, ¿a cuantos criminales atraparon?

La tecnología nos rebasa como sociedad. Hoy en día somos testigos de cosas que hace 20 años solo eran posibles en las películas de ciencia ficción. Las tecnologías deben ser utilizadas en beneficio de las sociedades, no como programas intrusivos, invasivose ilegales, por ello es necesario que el Congreso legisle, para que esta vigilancia se aplique solamente a los delincuentes y en los términos de ley, como se debe aplicar cualquier tipo de vigilancia.

La primera obligación del Estado es brindar protección a la vida y a los bienes de los ciudadanos, además de garantizar sus derechos fundamentales, y en México estamos muy lejos de poder sentirnos seguros. Estas prácticas vergonzosas y deleznables atentaron contra nuestras garantías a través del mismo sistema de corrupción que ha permeado en la historia de este país. Todos nuestros movimientos bancarios, inversiones, conversaciones, compras en línea, toda la libertad y comodidad que nos da el celular ha tenido ya un costo, perdemos la libertad de nuestra privacidad. Ahora resulta que nuestros dispositivos celulares son nuestros enemigos.

RÁPIDAS MEXIQUENSES. Godwin González Estrada, Director de Servicios de Salud del Estado de México declaró que de cada 100 pruebas que se realizan en la entidad para detectar Civid-19, 15 resultan positivas. Bueno, bajo estos criterios y considerando que la población actual del estado mexiquense es de unos 17 millones de habitantes, se estima que alrededor de 2 millones 550 mil personas están infectadas. Normal, cuando en municipios importantes como Ecatepec y Nezahualcóyotl la vacunación ya no es una prioridad, pues muchas personas se han quejado de que no hay para cuando los llamen para la aplicación de la segunda dosis. ¿Pues qué esperaban?, no hay elecciones en puerta.