ENTRE COMILLAS- Alberto Abrego

0
135

 

NO MÁS PATO A LA PEKÍN

Alberto Abrego

“Hay un elevado riesgo de fuga y se necesita un elevado nivel de cautela. Es procedente la prisión preventiva justificada en su contra”

Juez Artemio Zúñiga, al dictar prisión preventiva a Emilio Lozoya (03/11/2021).

“Qué mejor ejemplo de la actitud del justiciable (Lozoya) que las fotos donde con poco pudor procesal se le ve departiendo en una mesa de un restaurante de lujo… es la actitud de alguien que se cree y se ha sabido hasta el día de hoy impune”

Fiscal Manuel Granados, mismo asunto.

Su vida era como la de un verdadero príncipe durante la administración anterior, y aún meses después, cuando ya era investigado y buscado, se daba vida de multimillonario por varios países de Europa, hasta que, tras un misterioso acuerdo con la Fiscalía General de la República, consiguió ser extraditado a México con todos los privilegios posibles.

Emilio Ricardo Lozoya Austin fue durante poco más de tres años el Director General de Pemex, señalado de recibir 10.5 millones de dólares en sobornos de parte de la empresa Odebrecht para que en su momento el gobierno los favoreciera con contratos por la entonces reciente Reforma Energética. A casi dos años de haber sido capturado en España y a 16 meses de su extradición, desde hace cinco días duerme en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México y podría enfrentar una sentencia de hasta 35 años de prisión por los delitos de lavado de dinero, cohecho y fraudepor la compra poco clara de empresas cuando fungía como titular de Pemex.

Su proceso ha sido por demás cuestionado por la opinión pública, pues como corrupto confeso, durante casi año y medio gozó de inexplicables canonjías de las extremadamente flexibles leyes mexicanas con el compromiso de presentar pruebas contra quienes al igual que él participaron en actos ilícitos a gran nivel durante la administración anterior. Tal cosa no ocurrió. Lozoya Austin gozaba de una insultante libertad incumpliendo repetidamente en la presentación de sus famosas evidencias mostrando total desdén ante su proceso, tal vez confiando en la discrecionalidad de la justicia mexicana que en la mayoría de las ocasiones deriva en impunidad.

El colmo del descaro ocurrió cuando fue exhibido en uno de los mejores restaurantes del país. El Pato a la Pekín que degustaba, de la noche a la mañana se convirtió en uno de los platillos más famosos de México y no precisamente por su accesibilidad. La indignación mostrada por la sociedad en redes sociales y el nulo interés en reparar el daño al erario, provocaron que esta burla sí tuviera consecuencias. Emilio Lozoya perdió todos sus privilegios y el panorama no le pinta nada bien.

Ahh, nuestra justicia, nuestra historia. Nuestras élites, tan acomodadas, poderosas, tan privilegiadas, tan acostumbradas a la impunidad y a ser beneficiados permanentemente con el intercambio de secretos y favores. Todo este festín mediático de Emilio Lozoya solo evidencia a nuestro México elitista, corrupto y desigual. Esta vez al menos uno de tantos está en la cárcel y tal vez a él le hagan pagar por todos los demás, los que al amparo de las sombras se creen dueños de las instituciones, de las leyes, del país y hasta de la dignidad humana.

Al final de cuentas, a la sociedad agraviada no le importa mucho si está en prisión por venganzas políticas o por una verdadera aplicación de la justicia en una lucha real contra la corrupción; simplemente verlo tras las rejas alivia un poco el sentimiento de impotencia por la descarada impunidad imperante durante décadas de nuestra historia.

La foto del exdirector de Pemex en la cárcel es una imagen que tardó mucho en hacerse una realidad. Ahora sus cenas serán en compañía de otros presos en el comedor del Reclusorio Norte, donde difícilmente le servirán pato, aunque tal vez en sus más caros sueños, desee degustarse un buen ganso al horno, desde la prisión.

RÁPIDAS HIDALGUENSES. De no creerse. Ranulfo Serrano Moedano, Presidente Municipal de El Arenal, en el Estado de Hidalgo fue exhibido en presunto estado de ebriedad amenazando a sus policías cuando, disfrazado y tras los festejos del día de muertos lo intentaron abordar. “Vas a ver cómo te la vas a pasar cabrón”, “La estás cag… cabrón”, “Te estás pasando de pendejo”, “No sabes con quién te metes, con el Presidente Municipal”, “Te mando a la pinche mafia”… SIN COMENTARIOS.