LETRAS DE JUAN GABRIEL

2
122
La base de Nueva Alianza rechazaría ratificación de Luz María Escobar como dirigente del PANAL en Edomex. Morena mintió, no cumplió su promesa de eliminar Tenencia Vehicular y aumentó el costo del refrendo.
  • PANAL perfila relección de Luz María Escobar como dirigente en Edomex.
  • Nueva Alianza sin protagonismo, relegado y sin interlocución con la clase política.
  • Sus cuatro alcaldes y la mitad de regidores electos preparan desbanda aliancista.
  • Morena incumplió desaparición de “Tenencia Vehicular” y aumentó refrendo.

 

¿En serio los dueños de la franquicia del resucitado Nueva Alianza (PANAL) pretenden ratificar a Luz María Escobar como dirigente del partido en el Estado de México?

 

Seguramente no se han percatado que el PANAL con Luz María Escobar quedó arrumbado y condenado a ser un partido sin protagonismo. En estos momentos Nueva Alianza no tiene los mecanismos para encabezar causa alguna con su militancia. El gobierno estatal no ve en la actual dirigencia un solo gramo de interlocución y sólo habrá que recordar que, a partir del colapso de la alianza con el PRI y el Verde, en febrero pasado, Luz María Escobar está desplazada, no tiene apariciones públicas ni gremiales. No existe políticamente.

 

El PANAL debe tomar en cuenta que a estas fechas sus cuatro alcaldes electos (Capulhuac, Temamatla, Tequixquiac y Zacualpan) y al menos 30 de sus 54 regidores electos habrán de renunciar a su improvisada militancia antes de entrar en funciones el 1 de enero. La desbandada ya tiene destino, en su mayoría se van Morena y uno que otro despistado al PRI. La razón es obvia, además de confirmar que son unos auténticos chapulines, los futuros ediles no ven en el partido que los impulsó signos de representación, tampoco posibilidad de gestión y mucho menos actitud de defensa política.

 

Por eso, los que realmente mantienen y mueven a Nueva Alianza en el Estado de México, que son los líderes de las secciones 17 y 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Eliud Terrazas Cevallos y Rigoberto Vargas Cervantes, respectivamente, deben voltear hacia lo que les queda de operatividad política de cara al cambio de los órganos de gobierno del partido como los son el Comité Directivo Estatal, el Consejo Político y los comités municipales.

 

Escobar Contreras ha sido señalada por su propia militancia de manejar discrecionalmente el financiamiento público del partido, que al menos este año ha sido superior a los 2 millones de pesos mensuales, sin contar con los recursos que recibió para las campañas. Otra acusación sobre Luz María indica que ha esfumado los dineros en “clases de zumba y obras de teatro”, donde hay quien sugiere que los proveedores son familiares suyos. Y una más, ha despedido de la forma más radical a por lo menos 20 operadores políticos con plenos nexos sindicales.

 

En suma, no hay argumento político ni gremial para sostener a Luz María Escobar en la dirigencia del PANAL, que recientemente obtuvo su registro como partido local. Si no quieren consumar la señal de que el objetivo es nadar de muertito para perder el registro en el 2021, los comandos de Nueva Alianza tendrán que darle el timón a alguien que mantenga la resurrección y rescate el vínculo con la base del magisterio que en este momento se identifica más con Morena que con el color turquesa.

 

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Tela para vestir, pero no los mismos trapos…

En Nueva Alianza algunos ya han levantado la mano para dirigir al partido local y se preparan para el consejo de febrero próximo. Por ejemplo, Isabel Morales, actual regidora en Cuautitlán Izcalli; Gustavo Michua y Michua, ex líder de la Sección 37 del SNTE; Aquiles Cortés, ex diputado local; Felipe Vega, alcalde de Jilotepec; Tere Salgado, síndico de Metepec; y hasta Renato Maldonado, entrenó aspirante a la dirigencia del partido. Tienen tela de dónde cortar, pero hay quienes se aferran a ver al PANAL con los mismos trapos.

 

Verdad a medias, mentira total…

Si a nivel nacional no habrá eliminación del gasolinazo, en el Estado de México tampoco se cumplirá el sueño de dejar de pagar Tenencia Vehicular, como lo prometió Morena en campaña. Pero hay cosas peores, ya que en la entidad mexiquense los legisladores de Morena –no todos, pero sí la mayoría- además de mantener el gravamen de tenencia, aumentaron el impuesto vía pago de refrendo. Por eso la discusión de ayer en el pleno de la Legislatura se centró entre los propios diputados de Morena; por un lado, los del Grupo de Acción Política (GAP) comandados por Maurilio Hernández y por otro, los llamados Puros, quienes en voz de la diputada, Elba Aldana Duarte, admitieron que su partido terminó mintiéndole a los ciudadanos con esta frustrada oferta. Maurilio matizó diciendo que la reforma de ayer extiende el número de vehículos que no pagarán tenencia, porque sólo estarán obligados aquellos que excedan los 400 mil pesos el valor factura; pero la realidad es más de 7 millones de mexiquenses deberán pagar más impuestos por concepto de refrendo, que pasó de 526 pesos en este 2018 a 623 pesos en el 2019 para vehículos particulares. Simpáticos diputados, primero generan la expectativa de la desaparición de un impuesto y terminan negociando para hacerle el juego sucio al PRI. ¿Pues de a cómo fue?