Letras de Juan Gabriel

0
199
Ricardo Moreno se puso el saco.

Réplica y contrarréplica

POR Juan Gabriel González Cruz

Con atención leí el documento denominado «Derecho de Réplica» que Ricardo Moreno, representante del partido Morena ante el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), hizo llegar a la redacción de 8 Columnas en referencia a la columna publicada el pasado viernes 21 de julio.
Acuso de recibido y con apego al profesionalismo que distingue al periódico y al titular de este espacio se publica íntegro el envío de Moreno Bastida.
Sin embargo, para alusiones personales me permito expresar lo siguiente:
En la columna, que estrictamente es mi opinión personal, plasmo este texto inicial: «Cuenta una leyenda que la noche del pasado 6 de junio -a unas horas de iniciar el cómputo distrital de los comicios de gobernador del Estado de México- se activaron las líneas directas entre Lerdo 300 y las dirigencias partidistas; en algunos casos con presidentes, en otros con candidatos y en unos más con representantes ante los órganos electorales. Se trataba del llamado «teléfono rojo».
En respuesta Ricardo Moreno dice así: «Señala el columnista Juan Gabriel González Cruz, Subdirector del periódico, que el día 6 de junio del año en curso las diversas representaciones de los partidos políticos ante el IEEM recibieron llamadas desde Lerdo 300, refiriéndose a Palacio de Gobierno, induciendo a los lectores, que el suscrito habría recibido una de esas llamadas a efecto de actuar con «sospechosa pasividad» en la defensa de los intereses de MORENA para beneficiar al candidato priista Alfredo del Mazo. Lo anterior es totalmente falso y carente de sustento. En ningún momento previo o durante la sesión de cómputo, recibí llamada alguna de algún funcionario gubernamental o del PRI».
Textualmente yo nunca escribí que a Ricardo Moreno le hayan llamado y por lo tanto lo que hace el representante de Morena es deslindarse de una suspicacia política o, como se dice coloquialmente, se puso el saco.
Esto no implica que su servidor eche atrás la versión de las llamadas telefónicas un día antes del cómputo distrital que -repito- fue «entre Lerdo 300 y las dirigencias partidistas; en algunos casos con presidentes, en otros con candidatos y en unos más con representantes ante los órganos electorales». Sostengo lo escrito el 21 de junio con amparo de mis fuentes verídicas y confiables.
Moreno Bastida me confirma en su redacción que a él no le llamaron, seguramente porque no está al nivel de otros dirigentes o representantes. Dice además «que ni el gobierno estatal o federal le llegará al precio, porque no lo tiene», yo nunca mencioné temas de dinero o bienes… pero el que en pan piensa.
En torno a su incorporación tardía durante las sesiones de cómputo distrital ahí están las versiones estenográficas. El que Ricardo Moreno haya estado en el auditorio sin participar en las sesiones de inicio también habla de la importancia que le da a su cargo. En todo caso yo no soy su checador, sólo consigno lo que veo. En otro apartado el representante de Morena dice que el columnista fue presa de los intereses de aquellos deseosos de sembrar la intriga en su partido. Esa es su percepción, tampoco se la voy a cambiar, sobre todo porque entiendo que pertenece a un sector político que frente a todo lo que les incomoda aducen la teoría del complot.
En síntesis, considero que Ricardo Moreno cae en un error de apreciación. Lectura inadecuada, interpretación errónea. Sin embargo, bienvenido el debate que tanta falta hace en esta entidad de políticos azuzados.
Reitero, es mi opinión personal y periodística. En mi forma de pensar no hay réplica y reafirmo: «existen comportamientos, actitudes y mensajes políticos que inducen o invocan a la sospecha, a la sugerencia perversa y a la inmediata insinuación de que Morena también es parte de la simulación democrática».
Atendido su derecho sólo dirijo esto: «Ricardo Moreno, soy responsable de lo que escribo, no de lo que usted entienda».
CANCIÓN, DICHO O REFRÁN
No me ayudes compadre…
Ayer tomó protesta el primer Fiscal Anticorrupción del Estado de México. José de la Luz Viñas Correa será el encargado de detectar y perseguir los actos de corrupción de servidores públicos estatales y municipales. Sus principales cartas de presentación, dijo el Fiscal General Alejandro Jaime Gómez Sánchez, son que no fue objetado por los diputados locales y que viene de la federación donde no ha tenido contacto con el sistema político mexiquense.
Sin embargo, en los elevadores de la Fiscalía, mientras su servidor subía al séptimo piso donde fue la presentación del fiscal, dos empleados de la institución platicaron lo siguiente: «Hoy presentan al fiscal, dicen que viene de la federal… sí, pero ya le impusieron de asesores a dos enviados de Alberto Bazbaz».
Para quienes no se acuerden de Bazbaz, sólo les decimos que fue el procurador de Justicia al que tuvo que renunciar tras el polémico caso de la niña Paulette, la pequeñita que fue encontrada muerta debajo de su cama, en Huixquilucan.