No voy a usar cubre bocas porque ya no contagio

0
191

POR Edgar ROMERO

Después de dos semanas en aislamiento tras haberse contagiado de COVID-19 reapareció el Presidente Andrés Manuel López Obrador en sus ya acostumbradas y siempre polémicas conferencias mañaneras. Afortunadamente el mandatario luce bien y completamente repuesto de esta terrible enfermedad que ha arrebatado la vida a mas de ciento sesenta y cinco mil mexicanos. Por supuesto que celebramos que el Presidente se encuentre bien de salud, desear lo contario no solamente seria inhumano sino también irracional por el bien de México.

 

Durante la conferencia el periodista Carlos Tomasini cuestiono al Presidente: ¿se va a hacer obligatorio en México el uso del cubre bocas? ¿Usted va a usar el cubre bocas?

 

Fiel a su estilo López Obrador contesto a la primera interrogante que: “en México no hay autoritarismo, que esta prohibido prohibir y que todo es voluntario, que lo mas importante es la libertad ya que cada uno debe asumir su responsabilidad”. De inmediato pensé, ¿Qué clase de respuesta es esta?, de acuerdo con mi experiencia  profesional y académica como abogado, entiendo, sé y comprendo que no existen derechos humanos absolutos, que incluso el derecho humano a la libertad de un individuo con respecto a no usar cobre bocas tendría que ceder ante el derecho humano a la salud de las personas, máxime cuando estamos ante una emergencia sanitaria. Prohibir y sancionar ya sea penal o administrativamente conductas dañinas de las personas no significa autoritarismo, el bien jurídico que se protege es de gran importancia ya que se trata de la salud publica, no prohibir las conductas que lesionan los bienes jurídicos de manera indefectible daña el tejido social y conduce al anarquismo.

 

A la segunda de las interrogantes el Presidente contesto con un rotundo NO y adiciono “que ahora de acuerdo a lo que plantean los médicos ya no contagia”. Que comentario tan desafortunado y que situacion tan terrible no solo para la salud de las personas que todos los días conviven con él sino para la suya propia, pues esta bien que haya creado anticuerpos pero el riesgo de un segundo contagio siempre esta latente.  López Obrador debe entender que no es el momento de relajarse ni bajar la guardia, que como Presidente de todos los mexicanos debe dar el ejemplo.

 

Que bueno que el Presidente recobro la salud, que bueno que se le ve con buenos bríos y animo, ahora mas que nunca necesitamos de lideres que gocen de perfecta salud física y mental, ahora mas que nunca necesitamos de las personas con capacidad que puedan traer en tiempo y forma los millones y millones de vacunas que necesitamos para México un tema que hasta el momento les ha quedado grande, tres mil mexicanos vacunados diariamente no es ni siquiera el inicio de un buen comienzo.