viernes, febrero 23, 2024
InicioOpiniónPunto de inflexión

Punto de inflexión

El día de ayer fue un día histórico para nuestro país. Tan importante como lo fue ese 18 de marzo de 1938, cuando Lázaro Cárdenas promovió un cambio en la legislación mexicana a favor de la nacionalización de la industria petrolera. Ese día, a 17 empresas petroleras estadounidenses, británicas y latinoamericanas se les nacionalizaron sus bienes y fueron retiradas de nuestro país.

La ley reglamentaria del artículo 27 Constitucional, presentada en 1940 por Lázaro Cárdenas, permitía la exploración y explotación de petróleo a particulares. Fue hasta 1958 que Adolfo Ruiz Cortines otorgó la exclusividad a Pemex. .

Ayer, la industria petrolera mexicana entró a competir en una industria mundial. La licitación de los 14 bloques exploratorios ha sido la licitación más transparente en la historia de nuestro país. Dicha licitación se transmitió en vivo y en directo. Simplemente por este tema, se puede decir que esta reforma está teniendo un gran éxito. A partir de ahora, se ha marcado un precedente en las licitaciones de bienes públicos de gran importancia en nuestro país, y estoy seguro que veremos muchas más de este tipo en los años venideros.

Sin embargo, de los 25 participantes que mostraron interés en invertir en la industria petrolera, solamente se declaró un ganador (Sierra Oil & Gas) para 2 de los 14 bloques, las demás subastas ofertadas fueron declaradas desiertas.

Nadie que pueda decirse a sí mismo informado en el tema, esperaba que los 14 bloques fueran subastados en la primera ronda. El gobierno tenía contemplado que se licitaran entre el 30 y el 50 por ciento de los bloques, es decir, entre 4 y 7 de estos. La realidad es que sólo el 14 por ciento  fue el licitado.

Este puede ser un duro golpe a la reforma, pero no es un golpe definitivo. Si consideramos que en los últimos meses el precio del petróleo a nivel mundial se redujo en un 44 por ciento aproximadamente, esta cifras pueden considerarse un tanto lógicas teniendo en cuenta el riesgo de la inversión. Difícilmente una empresa invierte en un mercado que mundialmente está teniendo altibajos.

También, es cierto que las reglas del mercado empiezan a tener efectos. Las empresas al no licitar, pretenden que la demanda sea baja, para que los precios del barril se oferten muy baratos. Sin embargo, el gobierno ha sido muy claro al decir que no pretende malbaratar los precios del crudo mexicano.

Es por eso que sería injusto decir que la Reforma Energética ha sido un fracaso. Al existir un escenario de baja de precios a nivel mundial, al tener un mercado que se mantuvo cerrado por 77 años, era de esperarse que los inversionistas fueran cautelosos. Pero el simple hecho de tener una nueva apertura al mercado internacional, es un gran logro para nuestro país. México era el único país del bloque latinoamericano que no contaba con un mercado abierto en los hidrocarburos. En esta etapa de apertura energética, México está en el camino de mejorar su infraestructura y su parque de tanques para reservas, entre otros.

La Ronda Uno contempla cinco convocatorias. La 1ª Convocatoria abarca campos en aguas someras en el Golfo de México en las costas de Veracruz, Tabasco y Campeche. La 2ª Convocatoria abarcará campos de crudos pesados y extra pesados y la 3ª Convocatoria será de campos maduros. La 4ª Convocatoria sería la de campos no convencionales, como podrían ser los yacimientos de shale gas y la 5ª Convocatoria sería la de aguas profundas que, evidentemente, implican un mayor costo de exploración para las empresas, pero también mayores beneficios. La de ayer, fue solamente la primera. Aún quedan cuatro más que son de menor riesgo, para poder evaluar si en realidad esta Reforma Energética ha tenido o no éxito. De igual forma, los bloques que se declararon desiertos, podrán ser licitados nuevamente en otro paquete de las próximas rondas.

México es ahora un nuevo mercado para las grandes industrias petroleras. Invertir hoy en nuestro país representa una gran oportunidad; la tendencia a mediano plazo es que el sector energético mejore.

El precio por barril no podrá estar en esos 50 dólares por mucho tiempo, y en alrededor de 4 años, el mercado del oro negro mejorará considerablemente, y México estará listo para poder competir de frente con grandes potencias en el tema energético como lo son los países nórdicos, por mencionar sólo una pequeña región.

Artículo anterior
Artículo siguiente
PODRÍA INTERESARLE ...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO