sábado, marzo 2, 2024
InicioOpiniónA mi manerA

A mi manerA

Por Julio A. AGUIRRE

  • * Este arroz…
    * Del tingo al tango.
    * PRI y PVEM. El limpio y el sucio.

Cualquier poder, si no se basa en la unión, es débil. Jean de La Fontaine.

    El gobernador mexiquense, Eruviel Ávila Villegas sostuvo reunión con diputados electos de los Partidos Revolucionario Institucional, Nueva Alianza, Verde Ecologista y Encuentro Social, en la cual el ejecutivo estatal les manifestó que la administración estatal estará abierta al diálogo en beneficio de los ciudadanos.

    Interés de trabajar coordinadamente con todos los grupos parlamentarios que conformarán la LIX Legislatura a través de un diálogo abierto y fluido, construyendo alianzas que permitan generar consensos en beneficio del Estado de México.

    «Les reitero mi compromiso, les extiendo mi mano para mantener un diálogo fluido, de construir acuerdos y seguir avanzando por el bien del Estado de México, así es que insisto mi compromiso, compañeras,compañeros aliancistas de poder seguir trabajando en equipo», afirmó.

    Sin obstáculos. Eruviel Ávila Villegas inició y concluirá su administración sin oposición legislativa.

    El Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo es uno sólo. Las iniciativas que envíe el mandatario a la cámara de diputados serán aprobadas sin objeción y con la aprobación automática de los infaltables socios del PRI, aferrados al poder bajo la hipotética leyenda: Estando bien con «Dios», poco importan los «santos».

    El reporte del clima político hoy, hoy, hoy indica cielo despejado, mucho sol por mañana y tarde; temperatura cálida por la noche, vientos tranquilos y cero posibilidades de tormenta.

    ¿Todo en orden rumbo para llegar a Los Pinos?

SHOW TIME

    La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano. Friedrich Nietzsche.

    Los mexicanos así somos. Nos reímos de la muerte y en muchos casos la desafiamos. La huesuda me pela los dientes, habremos dicho en alguna ocasión.

    Desde el pasado 11 de julio el país se encuentra dividido tras darse a conocer la fuga parte II, de Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo». La clase política consternada y humillada. La gente de a pie -el pueblo-,

componiendo corridos, proponiendo película con «El Chapo», ¿quién más?, como estrella principal, inundando las redes sociales con mensajes propios del mexicano.

    Mezcla de rabia, incapacidad e impotencia. Ingenio y buen sentido del humor. Las autoridades resultan los villanos de la película mientras el victimario pasa a ser el ídolo, el héroe del film que podría resultar el más taquillero en la historia.

    Pasemos a un hecho que se dio el pasado fin de semana y que bien podría titularse -en caso de llevarlo a la pantalla grande- «Del Tingo al Tango», con otro mexicano como máxima estrella.

    Si se trata de burlarnos por lo acontecido en relación a «El Chapo», mantengamos la línea.

    Posiblemente, alguno de nuestros lectores recuerde a Jorge Kahwagi, aprendiz de todo y maestro de nada. El «chavo» tiene billete, ni dudarlo; dinero que, como recién señalamos, mueve montañas, abre puertas (de penales) y construye túneles de alta tecnología en tiempos récords.

    El señor Kahwagi creció con una obsesión. Ser un triunfador y famoso boxeador. Se le acusa de rentar arenas, pagar entradas, comprar enemigos y campeonatos. Gana encuentros con el aire que sus «potentes» puños provoca. Nunca le pega al «bulto» que tiene enfrente pero estos caen como fulminados por un rayo.

    Kahwagi tiene otra gracia. Fue, perdón, intentó ser político y saltó a la fama arropado por el Partido Verde Ecologista de México -tal para cual-; el «junior» se dio el lujo de posar al lado de los grandes de la política -antes lo había hecho con famosos de la farándula-.

    Del deporte a la escenario, de la farándula a la política, de la política nuevamente al boxeo.

    Del tingo al tango.

    Jorge Kahwagi regresó al boxeo el pasado fin de semana a los cuadriláteros e impresionó a todos. Otra cara y otro cuerpo (bien mamey, dicen los chavos).

    Ganó la batalla cómo quiso y cuándo quiso. Jorge Kahawagi, el también actor y político puede ser el ídolo que el pueblo de México estaba esperando -por encima de Santo, el enmascarado de plata, Julio César Chávez, Fernando Valenzuela, Eloy Cavazos, Mario Moreno Cantinflas, Pedro Infante y El Chapulín Colorado, entre otros.

    Del tingo al tango. Bendito dinero que todo puede, menos ocultar la verdad.

    Por cierto, y para terminar el comentario, vaya una advertencia: Cuídate Floyd Mayweather, cuando Jorge Kahwagi se lo disponga te anda partiendo tu mandarina en gajos.

COMO VA…

    ¡Órale!… durante el proceso electoral que sigue en curso «fuimos fiscalizados como nunca y nos erigimos vencedores cumpliendo con la ley, fuimos también el partido menos sancionado, menos multado», anunció el dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional, César Camacho Quiroz.

    Permítanos referirnos a lo dicho con una sola expresión. ¡Oooh!

    El mexiquense Camacho Quiroz presumió la buena noticia; la mala noticia, vista y dicha A mi manera. El socio mayoritario del partido tricolor, Partido Verde Ecologista de México (PVEM) es hoy el partido político más multado en un mismo proceso.

    Cada quien agarra a sus penitentes, solía decir la abuela de mi hermano. Mi abuela, pues.

    Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

PODRÍA INTERESARLE ...

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO