domingo, marzo 3, 2024

Trípode

Eduardo H. Limón Cervantes

 

* Dragón herido, pero no de muerte

 

El «dragón» ha sufrido una herida, pero considero que no de muerte. China decidió devaluar su moneda, el yuan, 1.86% respecto al dólar, como una medida que busca aumentar sus exportaciones. Todo queda en manos del Banco Popular de China, que ha llevado la intervención de un gobierno en una divisa a niveles superiores al que se vive en México, como ocurrió con la pasada subasta de dólares para amortiguar la caída del peso. La decisión tomada por el país oriental busca hacer más competitivas las exportaciones. Desafortunadamente el «dragón» se defendió y lanzó coletazos al mundo entero.

    Entre las afectaciones que podríamos ver en México tras la devaluación del yuan, al menos en la exportación del acero chino, los beneficios serán marginales, mientras que la divisa mexicana solamente estará reflejando las condiciones del mercado internacional. Por la alta operación del peso, eso va a ayudar en cierta medida a que haya un mayor reflejo de las condiciones de mercado en la operación del tipo de cambio.

    Pero en cuanto al acero si se trata de una devaluación importante, pues aunque pareciera un movimiento bajo, es muy agresivo un movimiento de este tamaño, sin embargo, los efectos en México serán marginales, ¿Qué digo con esto? Que no será un golpe muy fuerte a la economía mexicana.

    Recordemos que el peso mexicano es la moneda más operada de un total de 18 países emergentes. Tan sólo con datos del Banco Internacional de Pagos, el peso tiene una operación de 18.4%, seguido por el yuan con 16% de participación. México, en contraste con China, mantiene un 4% de participación económica dentro de los países emergentes, mientras que la nación oriental mantiene una participación de 40%. En este sentido, México mantiene reservas internacionales por 190 mil millones de dólares, mientras que China tiene guardados 3.6 trillones de dólares, los cuales representan el 32% de las reservas mundiales. Esto nos indica que México no está tan metido en esta cacerola de comida china gracias a las reformas estructurales que se están implementando en la actualidad. Como lo he dicho en anteriores entregas, en septiembre se verán mejoras en la economía y en 2016 se verán los primeros frutos de dichas reformas.

    Y como decía mi compadre Chón: «Recuerde compadre que una hoja ante los ojos impide ver la montaña Taishan».

E-mail: limon@8columnas.com.mx
Twitter: @edulimon76

Artículo anterior
Artículo siguiente
PODRÍA INTERESARLE ...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO