Vuelven los asaltos a “La Placa” en Cacalomacán

0
1052

POR Sergio MACEDO GONZÁLEZ

Con la declaratoria de semáforo naranja en la alerta sanitaria por Covid19, poco a poco la nueva normalidad regresa a los parques del Valle de Toluca. Desde hace algunos días decenas de deportistas retomaron sus entrenamientos al aire libre en las inmediaciones del Parque Ejidal de Cacalomacan, lamentablemente quienes también han vuelto a operar en las inmediaciones de este sitio son las bandas de delincuentes, quienes no pierden la oportunidad para despojar de sus pertenencias a senderistas, corredores y ciclistas.

A pesar de que esporádicamente una patrulla de la Policía Municipal realiza recorridos por el camino principal que lleva al parque, los delincuentes provistos con armas de fuego comenten atracos en senderos solitarios, en donde los uniformados nunca ponen un pie, se limitan a hacer presencia en la zona de invernaderos y regresan a su base.

En años recientes el parque ecológico, ubicado al sur del municipio de Toluca, se ha convertido en una zona para la práctica del senderismo, la carrera y ciclismo de montaña, diariamente recibe a deportistas amateurs, así como profesionales que buscan mejorar su rendimiento físico y técnico, debido al alto grado de dificultad y desnivel de las veredas. Los fines de semana los visitantes se incrementan considerablemente, lo que representa un gran atractivo para la delincuencia que lo mismo da “cristalazos”, roba vehículos estacionados o asalta a mano armada a caminantes, corredores o ciclistas, para luego perderse en la zona boscosa o huir a toda velocidad con dirección al poblado más cercano.

La semana pasada de nueva cuenta los senderos de “La Placa” fueron testigos de un atraco más.  De acuerdo al testimonio de un ciclista que regresaba de entrenar, fue interceptado por una camioneta de color blanco, en la que viajaban varios hombres armados que le ordenaron descender de la bicicleta y entregar todas sus pertenecías.

En una maniobra por demás temeraria logró neutralizar el ataque y emprender la fuga a toda velocidad hasta llegar a un sitio seguro para solicitar ayuda. Durante varios kilómetros la víctima pedaleó lo más raído que pudo en busca de una patrulla para denunciar lo ocurrido, sin embargo, nunca logró hacer contacto con los representantes de la ley.

Ante el repunte de actos delictivos en las inmediaciones del parque ejidal, los deportistas piden a las autoridades municipales reforzar la vigilancia, pero no solo en los caminos anchos, sino en los senderos, de ser posible que la policía montada haga rondines en zonas donde los vehículos no pueden ingresar, además de poner en marcha operativos sorpresa para detener a la banda de delincuentes que de nueva cuenta tiene asolados a los visitantes.

Expertos en deportes al aire libre recomiendan que para evitar convertirse en víctimas de la delincuencia durante la práctica de actividades físicas en zonas abiertas es importante nunca salir solo a caminar, correr o rodar en bicicleta; avisar a amigos o familiares la ruta que se va a recorrer, la hora aproximada del inicio y conclusión de la actividad; evitar lugares solitarios o de riesgo, durante el recorrido ir atento al camino, constantemente voltear a todos lados para identificar personas o vehículos extraños, estar preparados ante situaciones inesperadas, además de Identificar rutas de escape.

 

En caso de robo lo más importante es conservar la calma, no poner resistencia, evitar enfrentamientos con los agresores, no realizar movimientos amenazadores, guardar silencio, en la medida de lo posible observar, recordar el aspecto físico, forma de vestir del delincuente incluyendo señas particulares para posteriormente denunciar ante las autoridades.