Terceras elecciones en Israel son inevitables al carecer de acuerdo

0
114

REDACCIÓN, Jerusalén, 11 Dic.- El Parlamento de Israel tiene hasta la medianoche de este miércoles para formar un Gobierno, de lo contrario se disolverá y el país deberá organizar nuevas elecciones legislativas, las terceras en menos de un año.

La crisis política se da luego de que fracasaran, primero Benjamin Netanyahu y después su rival Benny Gantz, y ninguno haya conseguido el apoyo necesario para postularse como candidato en un Ejecutivo de unidad (61 de los 120 diputados de la Kneset, Parlamento). La nueva cita electoral sería el 2 de marzo.

Los israelíes votaron en abril pasado y después en septiembre. En ambas citas Netanyahu y Gantz quedaron prácticamente empatados en las urnas y sin posibilidad de llegar a la mayoría necesaria para formar gobierno.

En caso de no llegar a un acuerdo en las próximas horas, los israelíes votarán de nuevo el 2 de marzo. Los partidos de Netanyahu, el Likud (derecha) y de Gantz, Azul-Blanco (centro-derecha), dieron su acuerdo para que sea una campaña rápida que termine antes de la gran fiesta judía de Purim que se celebra días después.

Hasta el momento los reproches han sido la constante entre ambas formaciones, ya que Gantz le reclama a Netanyahu -a quien la Fiscalía ha acusado formalmente de cohecho, fraude y abuso de confianza en tres casos de corrupción- no haberse movido de su posición en las negociaciones para alcanzar un Ejecutivo unitario con rotación en la jefatura de gobierno, como propuso el presidente del Estado de Israel, Reuvén Rivlin.

Netanyahu ha sido primer ministro durante 13 años, los diez últimos consecutivos.

En tanto, Gantz instó a su rival a retirarse provisionalmente de la política o a renunciar a una inmunidad que le libraría de prestar cuentas ante la justicia mientras ocupe un cargo en el gobierno.

Entre los dos rivales políticos, se encuentra el ultranacionalista Avigdor Lieberman, líder de la formación Israel Beitenou, el único partido que no ha dado su apoyo a nadie hasta el momento y cuyos escaños pueden bastar a Netanyahu y a Gantz para obtener la mayoría necesaria para gobernar y evitar así nuevas elecciones.

Hasta este miércoles los electores parecen resignados a tener que votar por tercera vez y los medios ya ironizan sobre cuándo serán las cuartas elecciones, ya que los sondeos apuntan que en marzo los resultados serán prácticamente idénticos a los septiembre.