Impulsan la defensa personal en Tultitlán

0
149
De forma permanente se imparten clases de Lima Lama en diferentes Casas de Cultura de Tultitlán, el objetivo de esta actividad es poder elevar la confianza en las personas.

*El objetivo, elevar la confianza de las

personas para reaccionar ante algún tipo de ataque.

Tultitán, Méx.- Con la finalidad de seguir impulsando el deporte y desarrollar habilidades físicas, mentales y espirituales en la comunidad tultitlense, el Instituto Municipal de Turismo y Cultura, lleva a cabo de forma permanente clases de Lima Lama en diferentes Casas de Cultura de la demarcación.

El objetivo de esta actividad es poder elevar la confianza en las personas, reaccionar ante una serie de golpes continuos, fuertes e inesperados del atacante contra los cuales la defensa se ofrece con bloqueos y movimientos que esquivan los ataques del contrincante, tratando de encontrar una entrada rápida para poder contraatacar con una técnica precisa y contundente de golpes que buscarán neutralizar el ataque contrario.

“La mano sabia o mejor conocido como Lima Lama se trata de un arte marcial con una técnica que consiste en reaccionar a una serie de golpes ya que este tipo de actividades no fomentan violencia, desde que una persona decide inscribirse a las prácticas se les hace hincapié de que aquí no aprenderán a pelear, sino a defenderse’’, reiteró el profesor en cinturón negro en Lima Lama.

Alrededor de más de 30 alumnos practican esta arte marcial tres veces a la semana en la Casa de Cultura de Fuentes del Valle, Real del Bosque y en la cabecera de Tultitlán. Durante dichas clases, el instructor se enfoca en enseñar patadas, golpes, a fintar y defender los golpes. Las participantes también aprenden a guardar distancia y a acertar golpes y patadas. La mayoría de los movimientos se practican en costales de boxeo para ayudar a acertar los golpes en un objeto en particular.

Con estas acciones no solo se trabaja la parte física y emocional, también se fomenta la práctica de valores dentro y fuera del entrenamiento. Justicia, respeto, honestidad, persistencia y lealtad son algunos de los valores que se le inculca a cada practicante sin importar sexo, edad o religión.

Cabe destacar que este arte marcial ha logrado que niños y jóvenes abandonen ciertos hábitos y actitudes que les ha afectado con quienes los rodean, así como el buen acondicionamiento físico ya que se trabaja todo el cuerpo lo cual tonifica, flexibiliza y aumenta la concentración de quien lo practica.

Es por ello que cada seis meses se realiza una evaluación a cada alumno para determinar si tienen bien definido el concepto de esta actividad y sobre todo fomentar día a día el respeto a los demás.

Finalmente, el profesor hizo una extensa invitación a todos los tultitlenses y público en general que dejen su zona de confort y se unan a una actividad que les de alguna satisfacción.