Crisis política en Tianguistenco sería por conflicto de interés

0
188

REDACCIÓN

El caso de Santiago Tianguistenco dará un vuelco importante en las siguientes horas, luego de poco a poco va saliendo a la luz pública el origen de la crisis política y de gobernabilidad que enfrenta el ayuntamiento, donde todo apunta al conflicto de interés y las ansias de poder de la Sexta Regidora, Martha Azucena Camacho Reynoso y su pareja sentimental, el ex tesorero Adrián Sánchez Corral.

Ambos personajes. Azucena y Adrián, han sido identificados como los responsables de la debacle política y administrativa que tiene en jaque al gobierno de Tianguistenco, y donde el mayor riesgo es que se deje de atender a la ciudadanía con obras y servicios.

Azucena y Adrián son los orquestadores de la serie de denuncias entre los integrantes del cabildo, conflicto en el que ciegamente se han ensartado el resto de regidores de Morena, del Partido Verde, del PAN y del PRI, quienes sin darse cuenta podrían ser los chivos expiatorios de una posible sanción emergida desde la Legislatura local.

Camacho Reynoso y Sánchez Corral tenían todo previsto para saquear al municipio, y comenzaron por la adquisición de inmuebles particulares tan pronto se decretó el triunfo de Morena en Tianguistenco; luego se vino el escándalo del cobro de impuestos a la empresa Mercedes Benz, donde el ex tesorero Adrián se habría quedado con una importante suma de los gravámenes municipales que el consorcio automotriz había destinado a las arcas municipales.

Martha Azucena y Adrián fueron descubiertos por el alcalde, Alfredo Baltazar; por esa razón se destituyó a Sánchez Corral como tesorero de Tianguistenco, quien –por cierto- en su pasado como tesorero del municipio de Santo Tomás de los Plátanos, dejó un hueco administrativo en este ayuntamiento del sur mexiquense.

En medio de esto y en voz del Contralor del Poder Legislativo, Victorino Barrios Dávalos, todas las 50 denuncias que se tienen en esta instancia por presunto despido injustificado y supuesto abuso de autoridad han sido interpuestas por el grupo de ocho regidores y la síndico municipal, en tanto que el presidente municipal Alfredo Baltazar no ha interpuesto ninguna queja contra los integrantes del cabildo.

“El alcalde por cierto no ha puesto denuncias en contra de los regidores, pero sí los ciudadano contra los regidores y la síndico. Tanto los depsidos fueron bastantes como también la irregulatidad se desprende en el sentido de que los regidores pensaron que podían nombrar a los empleados (familiares y amigos), precisó el Contralor.

Según Barrios Dávalos los regidores en rebeldía “se hacen los chistosos” y no van a las sesiones de cabildo: “Hay quien quiere convocar a sesiones, hay quien quiere tener presupuesto y eso la ley no lo permite. Hay quien quiere dirigir las sesiones. Los regidores quieren ser presidentitos y los síndicos se quieren sentir procuradores de justicia, fiscales o ministerios públicos”, señaló.

Sería importante ir indagando el pasado de la Sexta Regidora, Azucena Camacho, quien no las trae todas consigo, comenzando por aquel incidente que le hizo cerrar el bar ubicado precisamente a un lado de la Mercedes Benz y estar atentos porque según un contrato de compra venta que ya se ha filtrado a los medios, ella y su pareja Adrián Sánchez Corral, tendrán que pagar un millón 800 mil pesos por la supuesta compra de una casa en Tianguistenco. ¿De dónde sacarán el dinero?