México debe cambiar modelo de producción para garantizar abasto alimentario

0
173

REDACCIÓN 

México debe construir un nuevo sistema justo y sustentable que garantice el abasto, afirmó el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sagarpa), Víctor Suárez Carrera.

“Lograr no sólo la autosuficiencia alimentaria para la buena nutrición de la población, sino también cambiar todo el sistema de agricultura y de alimentación. El modelo de agricultura vigente es uno de muerte, hay que construir uno nuevo de vida”, señaló.

Durante la instalación del Frente Parlamentario contra el Hambre que se realizó en la Cámara de Diputados, el funcionario propuso integrar al plan nacional de desarrollo, un capítulo especial para mejorar el sistema alimentario del país.

El representante en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Crispim Moreira, confió en que la administración actual garantice la seguridad alimentaria.

“Ustedes los mexicanos están unidos en un momento histórico, una posibilidad de hacer transformaciones profundas y ser referencia en América Latina, el Caribe y el mundo”, precisó.

La diputada federal, Dolores Padierna, comentó que según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la población que no puede adquirir una canasta básica aumentó en los últimos años casi 40 por ciento, es decir, alrededor de 28 o 29 millones de personas viven en pobreza alimentaria porque no tienen ingresos ni para comer.

La legisladora de Morena dijo que en 2011 se promulgó la reforma constitucional que reconoce el derecho a la alimentación; sin embargo, hasta ahora se tienen políticas públicas que tiendan a garantizar ese derecho.

Expuso que el hambre y la pobreza son resultado de proyectos de desarrollo que concentran la riqueza y depredan la naturaleza. Los millones de pobres que padecen hambre se derivan de un modelo que en México se acerca a su fin.

En México tenemos varios problemas muy profundos por atender: pobreza,  hambre, malnutrición o los malos hábitos alimenticios, la pérdida de nuestra soberanía alimentaria, y la irrupción de las transnacionales de alimentos chatarra.

Padierna Luna dijo que todo eso ha dado lugar a fuertes problemas de salud en grandes sectores de la población que padecen desnutrición, sobrepeso y obesidad.

Destacó que el actual gobierno se plantea garantizar el derecho a la alimentación saludable y suficiente, y acabar con la pobreza alimentaria a través del programa Segalmex, empresa que dará prioridad a los productos regionales nacionales, producidos en nuestro campo.

Los ejes del Frente Parlamentario Contra el Hambre, impulsado por la FAO, son promover leyes que garanticen el derecho a la alimentación, elaborar marcos legales para institucionalizar la lucha contra el hambre de manera eficaz, y asegurar los presupuestos nacionales que se enfoquen a la desnutrición crónica infantil y a la malnutrición.