Qué hacer en cuarentena #19: inicia un canal en YouTube

0
252

POR Pameli POPOCA 

 

La cuarentena sigue avanzando rumbo a la recta final y el tiempo en aislamiento nos revela realidades que tal vez ya existían pero que nunca habían tenido tanto sentido como ahora. Las largas jornadas en aislamiento y el excesivo tiempo libre puede llevarnos a agotar nuestros recursos de recreación y nuestros medios de ocio y entretenimiento resultando en el aburrimiento, incluso en algunos casos puede contribuir a la presentación de episodios de depresión y ansiedad. Por eso en este medio te damos una serie de recomendaciones para que pases esta temporada de forma productiva, divertida y saludable.  

¿Por qué no abres tu propio canal de YouTube? 

YouTube es, dentro de su tipo, el sitio más visitado de toda internet; desde su inicio en 2005 ha escalado hasta llegar a permear en la vida y la cultura, por lo que algunos le consideran como “la nueva televisión”. Seguramente sigues, has visto o sabes de algún youtuber famoso. Cada minuto se suben al menos 500 horas de video, cada día son vistas más de 1 billón de horas y al mes hay al menos 2 billones de usuarios activos. Seguramente tú lo has usado más de una vez en tu vida, pues en lo que respecta a ver o compartir videos, YouTube es el sitio más famoso popular del mundo.  

El contenido es tan diverso en esta plataforma que prácticamente todos tenemos un motivo para usarla. Ya sea porque queremos ver un tutorial sobre maquillaje, carpintería o cocina, o si queremos conocer la reseña o el unboxing de un producto que deseamos comprar, o para mirar un video musical, o quizás queremos conocer la historia de la Edad Media, o mirar videos de fantasmas, o el avance de nuestro próximo videojuego o película favorita, o una conferencia sobre el calentamiento global, o si queremos mirar un sketch o un espectáculo de standup, o quizás quieras recorrer de la mano de un guía los lugares turísticos más populares de Japón; hay contenidos para todos.  

Hacer un canal es totalmente gratis y no podría ser más sencillo. Solo necesitas internet y tener algo que decir. A veces, como en cualquier proyecto, es difícil no compararnos con los grandes estándares, aquellos que engalanan YouTube con sus contenidos y que de una u otra forma son los referentes para el cómo se hacen las cosas ahí. Es común poner nuestras expectativas altas cuando se trata de algo que tiene el potencial de generar dinero y popularidad; pero es importante saber dos cosas: la gran mayoría de los canales famosos iniciaron, sí, con un buen plan y talento, pero desde cero; y, no es obligatorio aspirar a esas cosas para gestionar un buen canal de YouTube.  

Tener un canal puede servir para muchas cosas más que perseguir un beneficio económico, lo cual es un gran reto y requiere de distintos factores creativos y materiales. Un canal puede servirnos como un medio de expresión, como un depósito de los videos que más nos gustan, nuestras ideas o nuestros recuerdos. Además, puede ser una excelente forma de iniciar unca comunidad o una tendencia, lo que normalmente surge cuando se propone un tema o formato novedoso, quizás no sea un canal de grandes proporciones, pero esa es una manera de emprender de forma honesta un proyecto en esta plataforma. Encima, llegando a tener tiempo libre durante la cuarentena, pocas cosas impiden que comencemos a subir videos para compartirlos con nuestros amigos y conocidos.