Agridulce festejo escarlata

0
125
Diablos Rojos de Toluca fue incapaz de celebrar con un triunfo el partido por los 100 años de su fundación, al empatar sin goles con Atlético de Madrid en duelo amistoso disputado con mucha lluvia en el estadio Nemesio Diez.

Guillermo GUADARRAMA

*La expectativa y la ilusión se quedaron en eso; Toluca y Atlético de Madrid
no se hacen daño y empatan sin goles en partido
amistoso por el centenario del club choricero.

Los Diablos Rojos del Toluca empataron en su partido de Centenario ante el Atlético de Madrid, sin goles y con un mal sabor de boca para la afición mexiquense que se dio cita en el estadio Nemesio Díez para apoyar y celebrar los cien años del Toluca FC.
Comenzó el partido del Centenario y para sorpresa de algunos tantos, los primeros minutos del primer tiempo fueron dominados por el equipo que festejaba sus cien años de vida.
Sin embargo, tras una serie de llegadas de peligro los Diablos Rojos del Toluca no lograron satisfacer a su afición con un gol que abriera el marcador a su favor.
Sin goles, pero con un interesante juego, ambas escuadras se fueron al descanso, para continuar posteriormente con la fiesta de centenario del equipo mexiquense.
Para la segunda mitad la -ahora- leyenda de los Diablos Rojos del Toluca, Antonio Naelson Sinha entró al quite en espera de lograr aquel gol que cerrara esta celebración con broche de oro para los locales.
A grito de «Sinha, Sinha» la afición no dejó de apoyar al Deportivo Toluca que continuó dominando el partido ante los españoles, sin embargo el gol no se dejó ver en el partido. A 15 minutos del término del partido, Sinha salió del campo de juego para ser ovacionado por la afición por la gran trayectoria con el equipo de casa; en su lugar entró Carlos Esquivel.
Concluyó el partido sin goles pero con un buen ambiente familiar de pasión por los escarlatas y con la celebración de cien años de alegrias y tristezas que el deportivo Toluca ha dado a su afición esperando -como lo dijo Valentín Díez- «que se cumplan cien años más de este equipo, orgullo mexiquense».
Al no haber goles, al término del partido los presentes abuchearon la falta de entretenimiento en el segundo tiempo.