Destinarán 260 mdp a fortalecer seguridad de mujeres

0
52
FOTO: Especial

 

El Gobierno estatal, a través de la Secretaría de las Mujeres, realizó la Primera Sesión Ordinaria del Comité Técnico para la Operación de Recursos para la Mitigación de la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres por Feminicidio, así como la Alerta por Desaparición de Niñas, Adolescentes y Mujeres para el Estado de México y la integración del techo presupuestal municipal para el Ejercicio Fiscal 2022.

Al encabezar esta sesión, la titular de la Secretaría de las Mujeres (Semujeres), Martha Hilda González Calderón, puntualizó que, por instrucción del Gobernador Alfredo Del Mazo Maza, se debe tener una infraestructura homologada en los 11 municipios alertados para hacer frente al feminicidio y desaparición.

Por ello, dijo, se necesita contar con refugios para mujeres, sus hijas e hijos en situación de violencia, memoriales para víctimas de feminicidio y desaparición, fortalecer la Policía de Género, la célula de búsqueda y las unidades de análisis y contexto, entre otras acciones.

Afirmó que, para el ejercicio fiscal 2022, el presupuesto de egresos del Gobierno del Estado de México señala un total de 260 millones de pesos, por lo que, al ser la Semujeres el órgano encargado de su administración, en esta primera fase se determinó la cantidad de 80 millones de pesos para su dispersión entre los municipios con Declaratoria de Alerta de Violencia de Género en la entidad.

Éstos se dividen en dos vertientes, destinándose la cantidad de 50 millones de pesos para el rubro de la atención a la violencia de género por feminicidio y 30 millones de pesos para la atención de la desaparición de niñas, adolescentes y mujeres mexiquenses.

Durante la Sesión, además de dar a conocer los montos asignados con los que contarán cada uno de los municipios alertados, la Coordinadora de las Alertas de Violencia de Género, Adriana Velázquez López, dijo que para el ejercicio fiscal 2022, los municipios podrán destinar los recursos para fortalecimiento institucional, capacitación, medidas de atención, asistencia y reparación a víctimas, búsqueda y espacios públicos.

Sin embargo, explicó que se ha buscado que los municipios tengan una infraestructura básica homologada que haga frente al delito de feminicidio y desaparición, y con ello, disminuir los índices de violencia.

Dicha infraestructura básica, dijo, se traduce en Refugios para Mujeres, Brigadas de Seguimiento, Centros Naranja, Centros de Desarrollo de Masculinidades Positivas, Célula de Búsqueda de Personas, Policía de Género, División de Análisis y Contexto Municipal, Memoriales a Víctimas de Feminicidio y Desaparición y Unidades de Atención a Víctimas.

Con lo anterior, refirió que se recabó en cada uno de los municipios alertados dicha infraestructura mínima y sus necesidades para saber con qué se contaba y qué era lo que les hacía falta, posteriormente se planteó a los Alcaldes de dichas demarcaciones la sugerencia para combatir la violencia de género con base a la infraestructura mencionada.

Asimismo, recordó que se capacitará y certificará a los servidores y servidoras públicas de distintas instancias estatales, en temas como atención a víctimas, búsqueda de personas, atención telefónica, entre otras.

Respecto al tema de difusión, indicó que se lanzará la Campaña sobre la Alerta de Violencia de Género por Feminicidio y Desaparición, misma que tendrá alcance municipal y estatal, una petición puntual del Observatorio Nacional de Feminicidio como medida preventiva.

De igual manera, expuso que se adquirirá un sistema de gestión para la generación de datos estadísticos.

Al finalizar los trabajos, las y los representantes de los 11 municipios alertados, de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, de Derechos Humanos, de la Comisión Para las Declaratorias de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres por Feminicidio y Desaparición, de la Legislatura local, así como la Comisión para Atención a Víctimas y la Comisión de Búsqueda de Personas de la entidad, estuvieron de acuerdo con la manera que se trabajará en la aplicación de los recursos.