La “colorada” no se raja, a pesar de los años

0
234
FOTO: Victoria Acevedo

Por Victoria Acevedo

De pronto, la belleza de una camioneta resalta en medio de las casas de adobe, pese al tiempo que tiene y los nuevos modelos que bien podrían descontinuarla. “La colorada” transporta desde maíz hasta lo que menos te imaginas, pese al motor que suena a kilómetros de distancia y el gasto de combustible que implica, al no ser ahorradora. Su dueño asegura sentirse orgulloso de ella y considera un lujo poder manejarla por todas las trincheras.

El automóvil es una pieza de tecnología que ha avanzado a pasos agigantados y ha evolucionado, pero “La colorada” no le pide nada a los nuevos modelos, porque sus características la desenvuelven en todo terreno.

Desde 1478 existe el vehículo, que ha mejorado la forma de transportarnos; trabajando de sol a sol, pasa la vida de una comunidad, con la esperanza de todos los pobres, de dejar la carreta y poder transportarse en un vehículo así.

Recordar las películas de Pedro Infante, donde a cuadro podíamos admirar estos vehículos, ahora considerados vintage, que seguramente fueron parteaguas en la Segunda Guerra Mundial, íconos de la Industria automotriz, que no dejan de sorprender cuando los ves o pasas junto a ellos.

El futuro es ahora, y los sueños más descabellados de los autores de ciencia ficción ya están aquí. Lo único que nos falta es que los autos vuelen y, al ritmo que vamos, parece que eventualmente sucederá, sin embargo, los autos de colección jamás pasarán inadvertidos.