Tianguistences organizados de frente al Covid-19

0
138
Foto: ESPECIAL

POR Pameli POPOCA  

 

A dos meses del inicio de la cuarentena y la implementación de la campaña de Sana Distancia a nivel nacional, el municipio de Santiago Tianguistenco sigue adelante ante las adversidades y la impredecibilidad de la pandemia por la que atravesamos a nivel mundial. Las acciones efectivas del gobierno municipal en la solución de los problemas emergentes y la comunicación constante, objetiva y clara con una ciudadanía bien organizada y dispuesta a tomar los sacrificios necesarios con el fin del alcanzar juntos el término de la contingencia, les convierte en una muestra de cómo se organizan los pueblos del Estado de México.  

Desde el día uno en que se decretó la contingencia sanitaria y a lo largo de cada una de las etapas en que se ha desarrollado el contagio del virus a lo largo del país, el Ayuntamiento, que está encabezado por el alcalde Alfredo Baltazar Villaseñor, en colaboración con los gremios y familias de los barrios que componen Tianguistenco, han mantenido una retroalimentación constante que ha permitido la solución pronta de las problemáticas relacionadas con el virus y las medidas preventivas, en particular las concernientes a la protección de la salud y la economía, con lo que se ha mantenido en la medida de lo posible la paz y el desarrollo horizontal de la sociedad atenquense. 

Entre las acciones que se han desplegado para garantizar la salud y la estabilidad de sus habitantes, la alcaldía ha, por ejemplo, cerrado el tradicional tianguis de los martes –uno de los más importantes de la región- en el entendido de reducir los contagios a la par de que se redistribuyó el comercio en otros mercados adaptados con las mayores medidas de organización y protección sanitarias posibles para poder mantener, a un ritmo más bajo aunque parejo, la actividad económica dentro de la demarcación. Además, se han generado horarios especiales para que aquellos negocios dedicados a los servicios o ventas no esenciales, puedan seguir operando, al menos durante algunas horas sin comprometer la salud de la población.  

Además, se han llevado a cabo periódicamente jornadas de sanitización de transporte público y vehículos particulares y de policía y de Protección Civil; se ha equipado al personal médico con infraestructura y herramientas para proteger su salud mientras procuran la del resto de la población. Se han entregado ayudas alimentarias en los barrios más afectados por el paso del Covid-19, donde algunas familias han debido cesar sus actividades productivas. Se han llevado a cabo conferencias virtuales acerca de qué hacer ante la violencia doméstica. Asimismo, se ha continuado con las actividades mantenimiento de calles y alumbrado en el municipio y se han incrementado los despliegues de la policía municipal, estatal y de la Guardia Nacional con la finalidad de mantener a raya el crimen durante esta temporada y velar por el orden en estos tiempos de incertidumbre.  

Aunque su condición de ser un punto importante para la actividad económica en la región, junto con la desafortunada falta de participación por parte de algunos ciudadanos les ha colocado en una situación de vulnerabilidad que ha devenido en desacuerdos que inevitablemente han llevado a la presencia del contagio en la demarcación que –hasta la última actualización emitida- ha resultado en una muerte, el gobierno atenquense persiste en un modelo de retroalimentación constante con los pobladores y una actitud de acción rápida ante las problemáticas emergentes que si bien, no son perfectas, llevan parejo a la comunidad hacia el fin de la pandemia del Covid-19.