Arranca activa temporada de huracanes en Cuenca Atlántica

1
99
Miami.- La temporada de huracanas del Atlántico iniciará más activa de lo normal, aseguraron meteorólogos estadounidenses.

Miami.- Meteorólogos estadunidenses anticiparon que la temporada de huracanes del Atlántico, Golfo de México, y el Caribe, que inicia este jueves, será “más activa” de lo normal, pero aseguraron que los avances en los pronósticos en las últimas décadas nos permite estar mejor preparados.

Indicaron que en la actualidad se puede saber tres días antes, con una mayor precisión, dónde impactará un huracán, comparado con las 24 horas de anticipación con que se contaba hace 25 años cuando, por ejemplo, el huracán Andrew devastó Miami y el sur de Florida en 1992.

Además ahora los pronósticos se extienden a cinco días, en lugar de tres, y se presentan con una suite de gráficos, discusiones detalladas y un margen de error en la precisión de la trayectoria de un 65 por ciento, el cual es más bajo que hace dos décadas.

El pronóstico de huracanes en el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Miami ha evolucionado hasta convertirse en una empresa multiplataforma de alta tecnología que utiliza los satélites más sofisticados para sus predicciones.

“Hoy en día podemos extendernos hasta cinco días en los pronósticos y es debido a que el nivel de incertidumbre ha continuado reduciéndose en nuestros modelos matemáticos”, dijo a Notimex el meteorólogo del CNH, Anthony Reynes, tras una rueda de prensa por el inicio de la temporada.

“Tenemos una base de datos mucho más extensa en términos de observaciones y una tecnología más sofisticada porque la información de los aviones cazahuracanes nos dice exactamente lo que está sucediendo dentro del huracán”, explicó.

La temporada del 2016 fue la más activa desde el 2012, con 15 tormentas en la Cuenca Atlántica, incluyendo siete huracanes, y este año la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) proyecta 17 tormentas y nueve huracanes.

Ese pronóstico lanzado la semana pasada es muy similar al de 2016 y se basa en la presencia de un fenómeno de El Niño “en transición”.

Este fenómeno produce aguas más cálidas por encima de la temperatura normal del mar a través del Océano Atlántico y Mar Caribe, lo que contribuye a el desarrollo de los fenómenos tropicales.