Tamil Nadu, declaró la guerra al plástico

0
10
FOTO: Especial

 

El segundo país más poblado del mundo se enfrenta a la saturación de residuos plásticos, eliminando artículos de un solo uso.

Sin embargo, los comerciantes se han declarado en huelga, ya que en todas las metrópolis y pueblos de India, la vida cotidiana está entrelazada con el plástico desechable. Este tema es demasiado latente no solo en estos lugares, sino en el mundo; considerado como uno de los peores peligros para el medioambiente.

Las compras de todo tipo se llevan a casa en bolsas desechables, y la comida se sirve en platos y bandejas de un solo uso. Colocando al país en el tercer mayor productor mundial de residuos plásticos desechables, después de China y Estados Unidos.

Famoso por sus templos hindúes de estilo dravidiano, Tamil Nadu es un estado del sur de la India, es el sitio de los amaneceres rituales y el primero en declarar huelgas sobre esta censura y algunos sostienen que la prohibición afecta a los minoristas de forma desproporcionada e injusta.

Cumplir dichas acciones, ofrece objetivos y beneficios para el resto de India, ya que desde el mes pasado entró en vigor una ambiciosa prohibición nacional para la fabricación, importación, venta y uso de algunos plásticos de un solo uso.

Aunque, la mayor parte de esta zona sigue desafiando a las autoridades, puesto que, consideran que las alternativas al plástico son demasiado caras o incómodas.

“Una prohibición general es muy difícil de aplicar, a menos que los gobiernos locales tomen medidas estrictas contra los infractores y establezcan una colaboración con los habitantes”, explicó Ravi Agarwal, que dirige Toxics Link, un grupo de defensa que se dedica a la gestión de residuos. “De lo contrario, acabaremos con algunas multas esporádicas aquí y allá, y algunas noticias en los periódicos”.

El año pasado, el gobierno federal prohibió las bolsas de plástico muy finas, pero la aplicación de la norma, que se dejó en manos de las autoridades locales, no fue rigurosa. La vigilancia del cumplimiento de la nueva ley también depende de las autoridades locales, pero ahora el gobierno dice que va a involucrar al público, que podrá denunciar a los infractores y su ubicación con una aplicación móvil.