Evitar que el dinero controle el voto: OEA

1
50
  • Fiscalización en política, reto de Latinoamérica opinaron participantes del Foro sobre dinero de partidos y campañas.

La fiscalización de los recursos públicos que se utilizan en la política es uno de los desafíos que tiene América Latina para evitar que el poder del dinero controle el voto de los ciudadanos, opinaron participantes del Foro sobre la Realización del dinero de partidos y campañas: un diálogo interamericano.

El secretario del Fortalecimiento de la Democracia de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Francisco Guerrero Aguirre, precisó que la región es una de las que más ha avanzado en el fortalecimiento de los órganos de control del uso de recursos en la política, sin embargo hace falta mucho por hacer.

“Por ello es muy importante que tengamos tolerancia cero al uso de recursos ilícitos en la política, porque está conectado con la legitimidad de la gobernabilidad de cada país”, asentó el también ex consejero del Instituto Nacional Electoral (INE).

Durante la inauguración del foro organizado por el INE, Guerrero Aguirre destacó que el financiamiento de la política no solo tiene que ver con las campañas sino con el impacto en la gobernabilidad de los países, de ahí la importancia de compartir experiencias que sean útiles para el continente.

El director del Instituto Interamericano de Derechos Humanos, Joseph Thompson, expuso a su vez que la suma de aciertos y errores, avances y retrocesos, han dibujado el mapa en que se encuentra América Latina en materia de fiscalización y control de los recursos en la política.

Lo anterior porque “si no controlamos el poder del dinero en el juego de la política terminaremos convirtiendo los votos individuales en meras expresiones cuantitativas y les habremos arrebatado a los ciudadanos el poder de decisión”, aseveró.

Thompson comentó que tan sólo en las últimas dos décadas, el control del dinero ha pasado de ser una excepcionalidad a ser una generalidad.

En su oportunidad, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, refirió que uno de los grandes desafíos de las democracias contemporáneas está vinculado a la compleja relación en la política y la equidad en las contiendas electorales.

De hecho, anotó, nadie que invierte dinero en las elecciones lo hace de manera desinteresada, “ni siquiera el Estado”.

Esto es, añadió, el financiamiento público de los partidos políticos y los candidatos tiene por objeto fortalecer el pluralismo, la equidad de las contiendas electorales la transparencia de los recursos utilizados en la política y evitar que los intereses que gravitan en el dinero de los particulares orienten indebidamente el desarrollo de los procesos electorales.

Córdova Vianello aclaró que la fiscalización tiene que ser vista como una herramienta funcional en la democracia y al robustecimiento de los partidos políticos, de ahí que la autoridad electoral de ninguna manera se busca “socavar la legitimidad y la entereza indispensable para una democracia del sistema de partidos”.

El consejero electoral Ciro Murayama Rendón dijo que quizá uno de los temas que más desafíos representa para la legitimidad de la democracia es resolver la relación del dinero y la política, de ahí la importancia de regular la forma en que los recursos llegan a los partidos y la forma en que lo gastan.

Expresó que si bien los candidatos y partidos necesitan recursos para desplegar sus ofertas de campaña acercarse a la ciudadanía para pedir su voto, “a la vez el dinero está repartido de manera desigual, asimétrica, sobre todo en nuestro continente que es una de las regiones con mayor desigualdad”.

Ante representantes de Guatemala, Honduras, Panamá, Perú, Brasil, Argentina, Bolivia y El Salvador, comentó que la fiscalización llegó para quedarse en la agenda, si bien no hay una receta para siempre, dado que cada país debe construir sus vías de solución, dependiendo del contexto histórico y político.

Murayama Rendón recordó que 14 entidades del país están en campaña, 12 de las cuales renovarán la gubernatura y elegirá a diputados a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México.

Reiteró el llamado a los candidatos en campaña, dado que 82 por ciento de los tres mil 385 no han informado de operaciones de ingresos y gastos, “pero la autoridad lo ha detectado a tiempo y por eso lo hemos podido informar y hemos hecho este llamado de atención”, dado que aún quedan 28 días para que cumplan con sus obligaciones.

Refirió que el rebase por más de cinco por ciento en el tope de gastos de campaña en una elección cerrada, puede ser motivo de nulidad de la contienda.

“Nosotros entendemos la fiscalización no como un instrumento punitivo contra la política, reivindicamos la legitimidad de la política, de las campañas, del ejercicio democrático y por eso es que entendemos a la fiscalización como una herramienta a favor de la transparencia y como una herramienta a favor de la credibilidad y legitimidad de nuestros sistemas democráticos”, añadió.