“La letra con sangre entra“

0
321

POR Juan José LOPEZ DOMINGUEZ

El Día del Niño es una fecha conmemorativa que se celebra anualmente en honor de los niños.

Los niños son el futuro de nuestro país y por ello el Señor Presidente Andres Manuel López Obrador los ha puesto como una prioridad en la agenda de su gobierno. Tanto que el año pasado invitó a diferentes niños a la mañanera “Nos da mucho gusto recibir en Palacio Nacional a los niños y niñas. Aquí trabajamos para atender los asuntos que se tienen que resolver, que se tienen que atender, para que todos los mexicanos vivamos felices y en paz. Las niñas, los niños, los jóvenes, los papás, las mamás, los abuelitos, las abuelitas, que seamos muy felices en México y hoy les invitamos porque es el Día del Niño y de la Niña y son ustedes nuestros invitados especiales”, mencionó Obrador en su discurso. Posteriormente el jefe del ejecutivo cuestionó a los niños sobre los maestros que les imparten clases y sus métodos. “Ustedes qué opinan de las maestras y los maestros ? “son buenos? a ver, esto es muy importante, ¿sí les enseñan?”, preguntó López Obrador, a lo que los estudiantes respondieron que sí.

Recordemos que el pasado 25 de Abril con 381 votos a favor, 79 en contra y dos abstenciones, los diputados aprobaron las modificaciones a la reforma educativa de 2013 y entre las modificaciones destaca el párrafo octavo del artículo 3o, en el cual se especifican los mecanismos mediante los cuales se evaluarán las aptitudes, experiencia y conocimientos de los maestros, a fin de garantizar el aprendizaje y desarrollo integral de los menores.

Según un informe en México de acuerdo con el Censo Educativo, 24 por ciento de la población de entre 3 y 19 años no asiste a la escuela, es decir, uno de cada cuatro niños, niñas y adolescentes en edad escolar obligatoria, simplemente, no estudian.

En México hay 37.4 millones de niños y jóvenes en ese rango de edad, pero sólo 28. 4 millones (76 por ciento) tienen un lugar en un salón de clases, mientras que el resto están excluidos de la educación que por ley es obligatoria.

Sin embargo parece más que una desgracia un bien hoy en día ya que todos esos niños que no tengan responsabilidad de asistir a clases virtuales , estarán evitando ser expuestos al contagio.

La UNESCO dice que la mayoría de los gobiernos de todo el mundo han cerrado temporalmente las instituciones educativas en un intento por contener la propagación de la pandemia de COVID – 19 ya que la Organización Mundial de la Salud prohibió todo tipo de encuentro masivo o reunión.

Sin embargo en México ha resultado contraproducente , ya que aunque nuestros niños piensan que nuestros maestros son buenos , tenemos un problema grande con el sistema educativo pues en México existen cerca de 500 municipios que no tienen conectividad a Internet y la mayoría de ellos son zonas donde habitan personas con bajos ingresos según Gabriel Conteras, presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones. Y esto no es algo nuevo pues hay que recordarle a nuestros gobernantes que en nuestro país lamentablemente existe la pobreza y la pobreza extrema según las tablas de medición del CONEVAL se establece que México cuenta con una población con ingreso inferior a la línea de pobreza por ingresos de 61.1 millones de personas en 2018 que es cuando se realizó el último censo, y con una población con ingreso inferior a la línea de pobreza extrema por ingresos de 21 millones de personas , mismas a las que actualmente durante la fase 3 se les solicita estar en casa , pese a que son personas que viven al día a día y que no se pueden permitir tener en toda su casa electricidad sin mencionar un Router, un Módem , y mucho menos una Computadora. Sin embargo nuestro gobierno que posee de las cualidades del primer mundo implementó su plataforma de “aprende en casa “ estableciendo sus actividades , contenidos y materiales educativos que se deben realizar y enviar, exámenes en línea y hasta clases virtuales.

Es una pena que la Secretaría de Educación no esté al tanto del desarrollo del país y que sepa que los niños tienen que asistir a un centro de navegación y exponerse a no tener su sana distancia y seguir todos los días de su vida exponiéndose para evitar perder el año escolar sin saber que lo que está en riesgo es aún más grave: es perder su vida.

Esperemos que ahora esos buenos maestros que les enseñan bien , les enseñen a sus superiores que la salud es lo único que esos niños no van a recuperar jamás y que el momento de actuar para evitar un mayor desgaste a México, es aquí y ahora.