A mi manerA

0
98
Papa Francisco. Al pan, pan y al vino, vino.

Por Julio A. AGUIRRE

*Con el demonio no se dialoga.
*Accidentes sin control.
*Papa Francisco, grande.

 

Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas. Miguel de Cervantes.
    Fervientes admiradores somos de todo personaje que al pan le llaman pan y al vino, vino.
    El Papa Francisco se ha metido en el corazón de todos por su defensa férrea sobre el desvalido, el hambriento y el abandonado. Lo que hace y dice es por ellos, por los olvidados de los gobiernos en el mundo entero.
    Que Su Santidad exprese lo que siente aún a costa de la inconformidad de las autoridades es, para quien escribe, lo más importante del ser humano.
    Ayer la sociedad mexiquense tuvo su día. Una velada con el Papa y para el Papa. No había ojos y oídos para otros.
    En Ecatepec, Estado de México, El Papa pidió a los mexicanos involucrarse de manera decidida para evitar que el país termine destruido por los traficantes de muertes o por quienes promueven la esclavitud, así como a eliminar el concepto de que es necesario emigrar para soñar.
    El llamado no fue llamado para los mexiquenses en especial, el exhorto fue para todos los mexicanos.
    “Los mexicanos deben primear en todas las iniciativas que ayuden a hablar de esta bendita tierra mexicana una tierra de oportunidades. Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar, donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”.
    “Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”. Evitar caer, agregó, en las tres grandes tentaciones del demonio, con quién no se debe dialogar: la riqueza, la vanidad y el orgullo.
    “Con el demonio no se dialoga, no se puede dialogar, nos va a ganar siempre. Solamente con la palabra de Dios se le puede derrotar, por eso hemos optado por Jesús”, agregó.
    ¿Mensaje del Papa para el pueblo mexicano? Claro qué no. Ninguna indirecta tan directa como ésta para las autoridades de México y el mundo.
    No siempre los que acuden a misa escuchan el sermón. Ojalá las palabras del Papa Francisco les ilumine el cerebro y ablande el corazón. Digo.

        COMO VA…

    Sin remedio… el transporte público en el Estado de México está resultando un caso para el libro de lo increíble. Choferes de distintas empresas lo mismo arrollan a personas que van y se impactan en las casas. La más reciente “gracia” el pasado fin de semana fueron cuatro personas lesionadas tras el impacto de un autobús de la empresa Valle de Toluca en una casa en Almoloya de Juárez.
    La Secretaría de Movilidad reportó que derivado del accidente a la concesionaria le fueron retenidas 40 unidades, además al chofer se le retiró de manera definitiva la licencia de conducir.
    El dato. A la fecha se han recibido cuatro mil denuncias, mediante las cuales se ha podido suspender a 500 operadores del transporte público, por manejo imprudencial de las unidades, anuncian autoridades.
    Con la pena pero suspender a choferes no es ni será la solución. Unos cafres (choferes) se van, pero de inmediato son sustituidos por otros igual o peores.
    Cariñoterapia… no sólo con medicamentos se recupera la salud, sino también con la cariñoterapia que es muy importante para sanar. Es tan importante una caricia y una palabra de aliento para recuperar la salud, recomendó el Papa Francisco en su visita al hospital Infantil de México “Federico Gómez en la tarde del día del amor y la amistad.
    Acompañado de la señora Angélica Rivera de Peña, la Presidenta del Consejo Ciudadano Consultivo del DIF Nacional señaló: Usted es grande por lo que dice, pero es mucho más grande por lo que hace. Su mensaje de amor y paz es para todos. Por todo esto, desde el fondo del alma y llenos de alegría le decimos: ¡muchas, muchísimas gracias por acompañarlos”.
    Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el, final… A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx