A mi manerA

0
69
Partido de la Revolución Democrática.Un desesperado va a todas.

Por Julio A. AGUIRRE

* Cría fama…
* Sin credibilidad.
* Espantosas alianzas.

No hay ideas fieles. Existe la imaginación y nada más. El vuelo de la imaginación y ya. Sin ella la realidad sería muy insípida.

    La trampa en la política es como el aire para el ser humano. No existirían políticos y partidos si no aplicaran el método del aprovechamiento y la ventaja, como no existiría ser humano si no llenara los pulmones de aire, hoy tan contaminado como los cargos públicos.

    Una vez que se recurre a ella y se comprueba, quién la puso en práctica queda marcado como  tramposo. A quien mata un perro se le queda la etiqueta de “mataperros”.

    Es el caso del Partido Revolucionario Institucional  (PRI), sin excluir al resto de partidos tan expertos en la mentira como los tricolores.

    El gobierno del Estado de México informa a la sociedad que la afirmación atribuida en medios de comunicación a un partido político competidor en el  proceso electoral del estado de Zacatecas, en el sentido de haber “sorprendido” un “tráiler” o “tracto camión con  “supuesto registro de la Secretaría de Finanzas mexiquenses de acuerdo con una de las versiones, o “perteneciente” a dicha dependencia, según otra, cargado con despensas de un candidato es falsa.

    El gobierno de la entidad -mexiquense- actúa con apego a la ley y es respetuoso de la soberanía de las entidades federativas de la República y sus procesos proselitistas, por lo cual rechaza dicha aseveración de la cual no se muestra evidencia alguna, se deja leer en comunicado enviado a los medios mexiquenses.

    La acusación de unos y la defensa de otros, lo de siempre en todos y cada uno de los procesos electorales.
    Ciertamente por matar a un perro no se debe etiquetar de “mataperros” al culpable; en política lamentablemente quien hace trampa una vez vivirá marcado como tramposo… aunque no siempre sea así.
    Cría fama ay échate a dormir reza el dicho.

CÁNCER MALIGNO

    Ningún legado es tan rico como la honestidad. William Shakespeare.

    Lo que en el rico es alegría en el pobre es borrachera se dice. Hasta el último suspiro de nuestra existencia mantendremos el rechazo total de las llamadas alianzas electorales.

    Perdidos y jodidos en el espacio electoral, partidos otrora grandes y poderosos hoy dependen de los institutos llamados “chupa sangre”, para asegurar victorias. Capaces, hemos señalado, de aliarse con el mismo diablo mientras consigan el objetivo.

    El Partido de la Revolución Democrática (PR), deja abierta la posibilidad de pactar con el Partido Acción Nacional (PAN) rumbo a la elección del 2017 para elegir nuevo gobernador del Estado de México.

    Aberrante arcoíris político electoral. Los enemigos clásicos riñendo en las noches y abrazados en el día. Qué poca…dignidad.

    Omar Ortega Álvarez, dirigente estatal del Sol Azteca y diputado federal reconoció: “El primer tema es tener un programa común con la izquierda y después veremos más adelante si hay condiciones o no de ir con un partido distinto”, anunció.

    Lo de siempre e igual que siempre.

    Horas antes a lo declarado por Ortega Álvarez la priista Ana Lilia Herrera Ansaldo expresaba que los anuncios de alianza demuestran la necesidad que tienen para competir.

    Ciertamente mostró cierto respeto a los partidos opositores al señalar que cada partido está en su derecho de hacerlo. En el caso del Revolucionario Institucional -su partido- expuso que es sólido y fortalecido, contando con la alianza más importante que es con la ciudadanía, siendo la que se requiere sobre todo para luchar por las causas de la sociedad, manifestó.

    Obviamente diferimos con quien fuera alcaldesa del municipio de  Metepec. Sin pretender debatir con nadie sólo recurriendo a nuestra escasa memoria, debemos señalar que el Partido Revolucionario Institucional mantiene una alianza con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza. Igual o más aberrante a la posibilidad de ver unidos al PRD con el PAN.

    Lo que en el rico (PRI-PVEM-Nueva Alianza) es alegría en el pobre (PAN-PRD) es borrachera.

    Opinar es un derecho que todo ser pensante tiene, sin embargo antes de criticar el “cochinero” que tiene el vecino en su jardín hay que observar el propio. Digo.

    Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico:    aguirre@8columnas.com.mx