A mi manerA

0
145
Foto Especial

*Futuro que hace olvidar

el presente, y borrar el pasado.

*PRI, árbol caído. ¡Vamos por leña!

Por Julio A. AGUIRRE

El cumplido es una forma de elogio no provocada por el entusiasmo, sino usado en honor a la cordialidad entre dos personas. Noel Clarasó.

Cuando el futuro mata al presente y hace olvidar el pasado.

Aunque resulte lógico nos parece exagerado lo que está sucediendo con el candidato ganador a la presidencia de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador.

Lo curioso y hasta sorprendente es que en estos momentos, a 16 días de ser declarado vencedor de la contienda del 1 de julio, quienes rodean y se han adherido al triunfador, hoy checan y hacen público si el tabasqueño estornuda, qué come, cómo anda y debe vestirse; si tosió, caminó o se sentó.

Aquí lo dijimos en su momento: “Jarrito nuevo dónde te pondré”.

Ciertamente Andrés Manuel ha dejado de ser eterno candidato para convertirse, muy pronto, en presidente electo –falta entrega de constancia del Instituto Nacional Electoral-. Lo que hoy estamos viendo queda dentro de las preocupaciones y ocupaciones lógicas de su equipo, sin embargo…

Dentro de nuestra perspectiva el futuro, aunque sea inmediato, no debe matar el presente y tampoco borrar el pasado. Dentro de las normas, usos y/o costumbres en la política nuestra, el último año de la administración saliente, se la pasan “nadando de a muertito” (aunque los ex presidentes siempre recuerdan el viejo, cansado y no siempre verdadero discurso: Trabajaré por el país hasta el último minuto de mi mandato.

Vamos, ¡todos!, a llevar la fiesta tranquilamente; total que esta celebración tiene fecha de caducidad, y nadie puede estar seguro que la luna de miel dure el sexenio que prácticamente ya empezó.

Andrés Manuel López Obrador no se ha puesto la banda presidencial que lo convierta en Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, y ya está despachando como tal.

Serenos morenos, todo a su tiempo y que sea, insistimos, para bien de todos los mexicanos.

ACOSTUMRADOS A CHINGAR

La traición se comete muchas más veces por debilidad que por un designio premeditado de traicionar. François de La Rochefoucauld.

La fiesta democrática que inició el 1 de julio tiene sus prietitos en el arroz. Pocas, comparadas con pasadas elecciones, las impugnaciones a nivel federal. El Instituto Nacional Electoral (INE) está agradeciendo a José Antonio Meade, candidato del PRI, y al mismo Ricardo Anaya, representante del PAN, haber aceptado a temprana hora del histórico 1 de julio su derrota.

Respiraron hondo los consejeros del INE. Lo principal y más importante –elección presidencial-, estaba hecho. Ciertamente existen estados y municipios donde la guerra continúa sin embargo la responsabilidad será compartida con los institutos electorales estatales.

En el Estado de México, por ejemplo, el Instituto Electoral sigue siendo víctima de impugnaciones y declaraciones donde los hacen parecer unos incapaces. Hay ríos revueltos y se comprueba la existencia de partidos y candidatos acostumbrados a chingar. Si pierden por alto margen, la hacen chillona, con mayor razón cuando la contienda luce cerrada.

Si en el IEEM no saben contar, que los aprieten para que aprendan y los obliguen a impartir justicia electoral. El presidente del IEEM y los consejeros no son exclusivos de un partido político, y los perdedores no son dueños de la verdad. No aprenden a perder y ganar en forma callada y reflexiva.

El que nace para maceta no pasa del corredor. Va siendo hora de entender que con lloriqueos, quejas, declaraciones, acusaciones e impugnaciones no taparan sus errores y abusos, digo.

Leña del árbol caído… en el Partido Revolucionario Institucional “chiquitos no se la acaban”.

Golpazo al orgullo tricolor lo sucedido el pasado proceso electoral, en lo federal y en lo estatal.

Tras la apabullante derrota hoy se escuchan algunas voces dónde se les da con todo. Ciertamente merecidamente lo tienen, y una pena el surgimiento de “morenistas” que eran priistas.

¿Quiénes son los primeros que abandonan el barco cuando este hace agua? Bueno, el buque tricolor no sólo hace agua, sigue cayendo y está por tocar fondo. ¡Mujeres y niños primero, se escucha la voz del “capitán”!.

Renovación y cambio de marca del PRI tras el revés electoral, propone alguno.

Otra vez, pregunta quien escribe.

No nos uniremos a los “jornaleros” que suelen hacer leña del árbol caído. Está más que claro que el PRI no entiende, que nunca hizo la tarea desde el primer llamado cuando Vicente Fox los sacó de Los Pinos.

El priismo, esa llamada máquina roja está, hoy, hoy, hoy, desviejada. Cayó de la misma forma en que durante muchos años se levantó: ¡aplastados!

Qué lejanos aquellos tiempos en que pensaron que el PRI era México y que México era del PRI.

¿Ahora sí entenderán?, ¿ahora si desaparecerán?, ¡Algún valiente que agarre el toro por los cuernos, urge!.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx