jueves, febrero 29, 2024
InicioOpiniónA mi manerA

A mi manerA

Por Julio A. AGUIRRE

* Gobernador y Presidente.
* Códigos y decálogos.
* ¿Qué dirá Obrador?

Obra siempre de modo que tu conducta pudiera servir de principio a una ley universal. Immanuel Kant.

    Ser mandatario de uno de los estados del país con mayor población, y por ende demandas ciudadanas, resulta de por sí una labor desgastante y agobiante. Requerir, prácticamente, de un gobierno atento las 24 horas. Inhumano. Imposible aquí y en China.

    Eruviel Ávila Villegas, gobernador del estado de México, ostenta hoy día dos chambas; además de ser guía de los mexiquenses, es quien conduce la Confederación Nacional de Gobernadores, la llamada Conago, cargo que debiera pasar a segundo término. No es lo mismo ser votado por la mayoría de mexiquenses que ser apoyado por un  pequeño grupo.

    Ávila Villegas es gobernador y al mismo tiempo presidente, de la Conago, pero presidente.

    Señalamos en su momento que el ejecutivo estatal se vería en la necesidad de usar por la mañana el traje de gobernador, y por la noche el traje de presidente; y aunque muchos señalen que los asuntos tratados como guía de mandatarios corresponden y tienen que ver con el bienestar de los ciudadanos mexiquenses, no son pocos quienes consideran que se está distrayendo de lo primordial.

    Ayer el mandatario tuvo dos eventos dados a conocer por reporteros de la fuente. En Ixtapan de la Sal, durante la instalación del Consejo Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Social, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Ávila Villegas se sumó a las expresiones de condena del gobierno mexicano y demandó pronto esclarecimiento de los hechos al confirmarse la muerte de dos turistas mexicanos y seis más lesionados en Egipto.

    El evento, meramente estatal, fue aprovechado y en su calidad de presidente de la Conago, urgir en la necesidad de que las autoridades egipcias brinden las garantías de seguridad y protección para los mexicanos que visitan esta región del mundo.

OTRA

    Yo soy el dueño de mi destino; yo soy el capitán de mi alma. William E. Henley.

    El mismo día, pero en otro municipio de la entidad, Ávila Villegas encabezó la destrucción de 10 toneladas de productos milagro y medicamentos ilegales que han sido decomisados en los últimos dos meses en la entidad.

    Ante empresarios de la rama farmacéutica, el gobernador del Estado manifestó que en su carácter de presidente de la Conago, planteará la estrategia de cero tolerancia para que pueda ser replicada en todas las entidades federativas, y ofreció su respaldo para tipificar como delito federal estas prácticas.

    Dos eventos en los que acudió como guía de los ciudadanos mexiquenses; dos actos en que se partió en dos y actuó, también, como presidente, de la Conago, pero presidente.

    No le dio tiempo para quitarse un traje y ponerse otro.

    Más de 40 años viviendo en esta entidad nos otorga el mismo derecho de cualquier ciudadano nacido en esta tierra, y bajo esa perspectiva, expreso que importa y estamos atentos a lo que Ávila Villegas hace como gobernador.

    Respetamos y entendemos la visión a futuro que le puede significar, para el 2018, ser presidente de la Conago pero mantenemos la idea que el futuro se labra con el presente.

¿QUÉ ES ÉTICA?

    Hay que ser infiel, pero nunca desleal. Gabriel García Márquez.

    Si los diputados, que se supone son letrados, no entienden muchas cosas, quienes no presumimos títulos académicos menos entendemos.

    José Francisco Vázquez Rodríguez, diputado de Morena, confesó desconocer cuál es el Código de Ética de su partido, pero que el decálogo dice que no deben hacer fila o pedir citas previas.

    Esto a raíz de la asistencia a un desayuno con el gobernador Eruviel Ávila, durante el inicio de la instalación  de la LIX Legislatura. «Hubo un desayuno y había que atenderlo, eso es todo», argumentó.

    El decálogo de Morena, agregó, dice que no deben hacer fila o pedir citas previas; en esa ocasión vino -el gobernador- al palacio legislativo y lo teníamos que recibir, teníamos que estar con él, no significa otra cosa y esto no quiere decir que estamos tocados por el diablo, dijo.

    Pues cada quién con su ética, su decálogo, sus expresiones y sus «broncas». Falta conocer el sentimiento del dueño del partido, Andrés Manuel López Obrador. No vaya ser que entonces se les aparezca «el diablo».
    Verdad de Dios que esta política nuestra es una chulada.

    Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final… A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

PODRÍA INTERESARLE ...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO