Camino al poder

0
121

Saúl GÓMEZ BRITO

 

Como resultado de la baja en el petróleo, las participaciones han estado disminuyendo dando origen a un gran número de problemas difíciles de corregir, de los males generados resalta la inseguridad social en los municipios, debiéndose tomar las correctas provisiones para evitar su extensión.

Los problemas que hoy observamos están en la posibilidad de quedarse cortos, si continúa bajando el precio del petróleo o aumentan a partir de septiembre las tasas de interés en la Fed, complicándose la forma de aportar los municipios ingresos a los compromisos de servicios, han llegado los tiempos de hacer obras que tengan una rentabilidad aceptable.

La idea se complementa exigiendo que las obras tengan acceso a otras fuentes de recursos, como los fondos de inversión privado, mediante la emisión de deuda o mediante la participación privada en la construcción o administración de éstas, este proceso garantiza un rendimiento atractivo y la recuperación de las inversiones.

Este sistema es posible en una economía de mercado dado que aumenta la competencia por los recursos, trayendo el beneficio de apuntalar el mercado interno sin poner en riesgo las finanzas municipales dado el poco dinero que tienen así como el ahorro de las personas, porque existen obras y servicios que los municipios deben desarrollar.

Llegó la hora de poner orden en la casa, orden en materia de transparencia, buena administración y rendición de cuentas, estos son los beneficios del recorte en el presupuesto y sin duda, los efectos sociales positivos serán enormes, por lo que debe ser detallado en tiempos que la sociedad quiere políticas de respuestas. El municipio enfrenta una de las grandes contradicciones económicas de su historia, tal vez la mayor de este siglo, el desempleo se ha convertido en un signo de los tiempos actuales y para disminuirlo se requieren los esfuerzos y el sacrificio de varias generaciones, la situación municipal está muy comprometida.

Lo cierto, no se puede vivir en estado permanente de desconfianza ni dudar de todo, pero tampoco se puede pecar de ingenuidad, es necesario modificar la orientación y los criterios de la política municipal y, sobre todo hacer participar a la sociedad para buscar soluciones conjuntas en estas horas de incertidumbre económica.

La tarea municipal no es una ciencia monótona y repetida día a día, es más bien un reto constante, el reto que implica interpretar, diagnosticar, trabajar, permanecer y crecer adaptándose a los tiempos, se trata del reto de aplicar continuamente y sin descanso la prevención de los problemas con soluciones a tiempo.

Además, la tarea municipal requiere inteligencia racional, pero también demanda inteligencia emocional, perspicacia, ingenio, agudeza mental e intuición y sobre todo humildad, acatamiento a la ley, esto es saber gobernar ya que permite el perfeccionamiento de estas habilidades, de estas destrezas.

Los retos requieren orientar el presupuesto, un primer paso es establecer mandatos claros de reordenamiento y de armonización de políticas públicas en materia de finanzas y, principalmente las micro finanzas para avanzar en la construcción de instituciones financieras populares confiables en los nuevos presupuestos.

Llegó la hora de hacer a un lado las políticas populares, se deben satisfacer las necesidades de la sociedad mediante la producción de bienes y servicios, pero no sólo eso, sino también la posibilidad real de desarrollarse, de aprender, de crecer y ser mejor cada día, teniendo una mejor utilidad en el lugar en que estamos y con las responsabilidades que nos correspondan.