DÍA DE MUERTOS ECOLÓGICO- ARIEL PÉREZ

0
77

DÍA DE MUERTOS ECOLÓGICO

La celebración del día de muertos es más que una tradición, son historias que cuentan y se expresan a través de las manos de quienes aún cocinan para hacer felices a sus seres queridos, su visita se convierte en gozo revestido de nostalgia, es una celebración por la llegada de nuestros tan queridos visitantes que se convierte en cercanía, como una caricia del tiempo por todos los momentos inolvidables.

Como invitación a nuestros hogares les ponemos una ofrenda y esta es la parte más significativa del día de muertos, los altares siempre están llenos de vida y colores, son un sin fin de sabores y olores, ¿acaso habrá algo que la pueda hacer más especial que eso?

Las ofrendas son un ícono mexicano y se colocan los primeros días de noviembre en cada hogar mexicano, en las escuelas, trabajos y hasta hay concursos para elegir a la más hermosa, sin embargo, en muchas ocasiones se generan grandes cantidades de residuos que se podrían evitar; es por eso que el día de hoy te damos algunas recomendaciones para que sigas conservando esta hermosa tradición de manera consciente y amigable con el planeta.

1. Flores de cempasúchil en maceta.


La flor de cempasúchil de origen mexicano-centroamericano no puede faltar en nuestros altares, paradójicamente le llaman flor de muerto, pero está llena de vida, su color naranja brillante, sus bastos pétalos y su aroma único, son las características ideales para guiar el camino que deben recorrer los muertos durante la visita a sus seres queridos. Usualmente se colocan en floreros, también cortan las flores y los pétalos sueltos forman tapetes que dibujan imágenes representativas. Nosotros te recomendamos poner flores vivas en maceta, así en lugar de cortarlas permanecerán por mucho más tiempo, estas florecen en otoño así que con un buen cuidado puedes tener para el siguiente año. Si llegas a poner los pétalos te recomendamos que al quitar la ofrenda los agregues a tu composta y no olvides comprarlas con productores locales.

2. Papel picado tejido



Las ofrendas son sin duda bastante coloridas, en México celebramos el día de muertos como un día de gozo y alegría, nos encanta tener elementos muy vistosas y uno de sus principales elementos es el papel picado en todos sus colores, originalmente se hace de papel china aunque al ser tan frágil suele romperse fácilmente, decolorarse y pocas veces puede guardarse para el siguiente año, últimamente también lo hacen de plástico lo cual es sumamente contaminante y aunque se pueda reutilizar no es la mejor opción, así que ¿de qué otra forma podemos darle ese color a nuestros altares? Una buena idea es tejerlo, puedes hacer todos los diseños que se te ocurran, no se arrugan, rompen, ni decoloran y los puedes reutilizar muchísimas veces.

3. Comida sin empaque



Una manera de recibir y recordar a nuestros seres queridos es colocando su comida
favorita en la ofrenda, te recomendamos que prepares la comida en tu casa, nada como el
sazón familiar y también así evitas el uso de desechables y contenedores, coloca solo una
porción pequeña para evitar desperdicio de comida y utiliza platos de tu cocina que al final
puedas lavar, las bebidas de igual forma las puedes colocar en tus vasos y si compras alguna, que sea en envase de vidrio o lata ya que es más fácil encontrar un lugar para separar estos residuos, evita el plástico y botellas de pet.

4. Haz tus propias velas



Las velas tampoco pueden faltar, se cree que iluminan el camino de los espíritus que
llegan y toda ofrenda tiene unas cuantas, con una sola vela puedes iluminar toda tu
ofrenda ¿cómo haremos eso? Fácil, reutiliza los frascos de vidrio que te sobren de
diferentes alimentos, puedes decorarlos, pintarlos o agregarles algún detalle, dentro de
ellos podrás colocar partes de la vela, deberás cortarla a lo largo en los trozos que
necesites y ¡listo! Ilumina diferentes partes de tu altar con una vela y algunos frascos.

Ahora ya lo sabes, hay muchas alternativas para celebrar nuestras tradiciones generando menos residuos, seamos consumidores responsables y protejamos a nuestra tierra, es ella quien nos provee de los recursos para la producción de nuestros alimentos y quien nos ofrece hermosos campos de flores que gozamos de admirar en tan bella época del año.