EL PAÍS DE LOS JUANITOS Y LAS JUANITAS

0
385

Por: Isidro O`Shea

 

Hay tradiciones y costumbres que carecen de cualquier moral y/o ética y el único argumento para defender que aún perduran es “ha sucedido desde siempre”; sin embargo, hay otras cuestiones que aún no se convierten en costumbres o tradiciones, pero a las cuales ya nos estamos acostumbrando, pero queafortunadamente, aún tenemos tiempo de erradicarlas.

Anteriormente, México era el país de las Marías y los Josés; ahora parece ser el país de Las Juanitas y Los Juanitos.

El término Juanito surgió hace unos años, cuando por actos indebidos de precampaña, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación retiró a la amiga de Andrés Manuel López Obrador, Clara Brugada, la candidatura por el PRD a la jefatura delegacional de Ixtapalapa, dándosela a su rival interna de partido, Silvia Olivia Fragoso, quien habíainterpuesto la queja ante el órgano de justicia electoral.

Una vez que le habían quitado dicha candidatura, AMLO solicitó a quien hasta entonces era un incógnito simpatizante de su movimiento, Rafael Acosta, que se postulara a la jefatura delegacional de la misma demarcación por el Partido del Trabajo (PT), haciéndolo prometer que una vez ganando, éste renunciaría a su cargo para que posteriormente Brugada, fuera propuesta por AMLO como jefa delegacional suplente ante la Asamblea Legislativa del entonces Distrito Federal.

A dicho personaje entonces desconocido, se le puso el sobrenombre de Juanito, para que la ciudadanía recordara su nombre e incluso también se trabajó en una imagen sumamente vistosa.

Habiendo ganado Juanito las elecciones, y después de muchos jaloneos y dinero de por medio, Juanito renunció finalmente a la jefatura delegacional; pues con la legalidad del cargo, éste ya no quería renunciar.

Por ello es por lo que hoy día se conoce como “Juanitos o Juanitas” a aquellos contendientes que su única misión es renunciar y dejar el cargo a alguien más, o simplemente actuar de títeres ante el poder de sus jefes políticos, tal como sucedió en la primera mitad del siglo XX, con el General Plutarco Elías Calles y 3 de sus discípulos que llegaron a ser presidentes.

Posterior al caso de Juanito, se dio el caso de Las Juanitas en el 2009, en la conformación de la LI legislatura; donde 8 diputadas renunciaron a su cargo casi de manera inmediata para dejárselos a sus suplentes, quienes eran varones.

Dicho caso marcó un parteaguas en la historia política nacional, al punto de que la siguiente reforma, incluyó la reglamentación de que las candidaturas suplentes fueran ocupadas también por personas del mismo género que las candidaturas titulares, con la intención de no dar cabida a más violencia política de género.

Hoy 12 años después, aún sigue habiendo Juanitas y Juanitos, y es que no hay necesidad de infringir la ley, sino que basta con burlarse del racionamiento del ciudadano y simplemente ir más allá de lo plantado por la ley.

El caso más sonado actualmente, es el de María del Sol Salgado Pineda, candidata de MORENA a la gubernatura del estado de Guerrero, después de que el órgano de justicia electoral le retirara la candidatura a su padre Félix Salgado Macedonio, por no haber reportado sus gastos de precampaña.

Ello, sin lugar a dudas, es una burla a la ciudadanía, pues nadie, absolutamente nadie ha de creer que la hija del ex candidato llegaría, en caso de ganar, aser la verdadera tomadora de decisiones en el despacho de Chilpancingo, capital de Guerrero. Incluso ello se refleja en las más recientes encuesta donde la ventaja para MORENA ha disminuido considerablemente.

Sin embargo el caso de los Salgado Macedonio no es el único, pues adentrándonos un poco más al territorio nacional, encontramos casos como el del municipio de Zinacantepec en el Estado de México, donde no solamente el candidato de MORENA a la presidencia municipal, Marco Reyes, es discípulo del actual presidente municipal Gustavo Vargas, sino que incluso la candidata suplente de dicho partido para dicho cargo en estas próximas elecciones del 2021, es su hija, de nombre Fernanda Vargas, lo cual significa que si el candidato decidierarenunciar, la hija del actual presidente municipal quedaría en el cargo de presidenta municipal de dicho municipio, Zinacantepec.

Así pues, parece que la clase política del país ama el poder; al punto de hacer parecer que nuestro sistema político sea más una monarquía que una verdadera democracia.

Su slogan es sin lugar a dudas: ¡Que el poder quede dentro de la familia!