EL RETO DE LA OPOSICIÓN MÁS ALLÁ DE UN CONTRAPESO

0
273

 

Por: Isidro O`Shea

@isidroshea

 

 

Desde mi punto de vista la 4T ya tiene muy poco que contarnos, me atrevería a decir que nada si no fuera porque debe comenzar a responder sobre todo aquello que no ha respondido, empezando con la insensata forma de enfrentar el COVID19 y el caso de la línea 12 del metro.

 

Por su parte, ahora es el turno de la oposición, de todos los partidos tradicionales y de Movimiento Ciudadano, pues están obligados a muchísimo más que a ser un contrapeso al gobierno federal desde la Cámara de Diputados.

 

La oposición, y reitero, que me refiero a todos los que han presentado una cara antagónica al gobierno de la 4T, están obligados a gobernar bien en aquellos lugares donde la ciudadanía les dio su confianza. No solamente en los estados, sino también en los municipios, sobre todo en aquellas grandes ciudades, donde es evidente que recibieron mayor apoyo.

 

Aunado a lo anterior, los partidos de oposición, independientemente de su espacio ideológico en el espectro izquierda – derecha, deben empezar a comunicar de manera eficaz, y ello significa construir una narrativa de lo que con ellos sería ahorita el país – tal como lo hacía López Obrador – pero también deben empezar a contarnos con cifras y letras todo lo mal que ha hecho el gobierno de la 4T; pues si bien, muchos ya lo sabemos, habiéndose demostrado en las elecciones intermedias, hay otros millones de ciudadanos a los que todavía se debe convencer.

 

La narrativa de los partidos de oposición no está ni debería estar sujeta a sus discursos ideológicos; lo reitero, pues ahora parece que somos un país que siempre se ha dividido en izquierda y derecha, cuando en realidad, son pocos los ciudadanos que ejercen sus preferencias políticas a partir de ello, o ¿De verdad seguimos creyendo que MORENA es izquierda?

 

Movimiento ciudadano tendrá que hacer mucho más fuerte su discurso sobre valores pos materiales: matrimonio entre personas del mismo sexo; libertad de la mujer respecto a su cuerpo; pero también de otros temas propios de partidos socialdemócratas como son: una renta mínima y un sistema de salud para todos.

 

El PRI tendrá la oportunidad a nivel municipal de hacer ver que más allá de todo, ellos tienen experiencia para gobernar, especialmente, en el ámbito municipal, y hacer por enésima vez, el intento de transmitir que es un partido que sabe elegir a sus candidatos; está obligado a cero manchas de corrupción.

 

El PAN por su parte podrá demostrar en los estados que gobierna, sobre todo en Chihuahua y Querétaro, que saben potenciar la economía a través de industria y comercio; que sus ideas liberales en materia económica son mucho más productivas que las ideas de nula inversión pública de la 4T.

 

El PRD con lo poco que le queda, deberá gobernar bien e intentar crear un discurso de las razones por las cuales ha sido y es elemental en la construcción del México democrático.

 

Por otra parte, tal como mencionan las teorías contemporáneas sobre partidos e ideologías, en especial Hans Noel, nosotros los ciudadanos no podemos seguir satanizando mega coaliciones de partidos con diversa ideología, pues hoy el mundo se mueve en muchas más dimensiones.

 

Y sí, obviamente todos los partidos de oposición deberán saber transmitir mensajes y operar en la Cámara de Diputados, buscándole hacer ver a la ciudadanía, que efectivamente, era necesario un contrapeso al poder presidencial.

 

Posdata el partido verde: no hay porque negar rotundamente que, tras la caída de MORENA, el partido verde dé un paso hacia el otro bloque; nunca se ha caracterizado por ser realmente leal, y las alianzas electorales no tienen la obligación de ser también alianzas parlamentarias.