ENTRE TUERCAS Y CABLES – CABALLOS Y NEWTONS ELÉCTRICOS

0
178

 

Alfonso Faure Meza

@alfonsofaurem

 

            En la penúltima entrega de este espacio, platicamos un poco del torque y de la potencia y de como estos se relacionan y se diferencian entre sí; así como la forma en que estos dos conceptos físicos intervienen en el desempeño de tu automóvil. Sin embargo, para los autos con motor eléctrico la historia es un poco diferente y de esto vamos a hablar más adelante.

 

            Como recordarán en la columna anterior, revisamos que el torque es la fuerza que se genera por la explosión de la gasolina en el cilindro aplicada en el cigüeñal o en el eje del movimiento. Es una cantidad expresada en Newton*metro o la fuerza por la distancia al punto pivote. En cambio, la potencia es esta fuerza aplicada por un cierto tiempo; de hecho, la unidad de medida para calcular potencia en el Sistema internacional es el Watt (W) (en el americano es el caballo de fuerza HP) que se expresa como Newton (fuerza) * metro (distancia) entre segundo (tiempo). Por lo tanto, entre más rápido gire el motor, más torque y potencia se tendrá. Aunque esta afirmación es correcta, la realidad es que los autos experimentan un punto máximo de torque y potencia y después empiezan a decaer; esto es debido a que entre más rápido vaya, el motor ya no puede aspirar más aire y en consecuencia genera menos fuerza. Y todo esto… ¿Qué quiere decir? Para resumirlo sería: “A bajas velocidades del motor, lo que importa es el par, a altas velocidades es la potencia del motor”.

 

            Tomando en cuenta la frase anterior, nos damos cuenta de que, para un conductor promedio, que conduce su auto en la ciudad, vías urbanas y autopistas, dentro del rango de velocidad permitido (o hasta un poco más… 130km/h) la potencia máxima puede llegar a pasar a un segundo plano. Es por esto que, los fabricantes de autos se centrar en fabricar motores más pequeños, pero turbocargados, que ofrecen mayor torque y eficiencia energética en las ciudades, sacrificando un poco de potencia (o velocidad máxima).

            De esta forma los autos eléctricos toman aun mas relevancia; y eso sin contar con el beneficio ambiental de cero contaminantes, y/o los beneficios fiscales. Esto es debido a que los motores eléctricos ofrecen su torque máximo de manera instantánea, es decir, que no necesitan acelerar progresivamente para alcanzar su máximo, sino que, al arrancar desde parado, el motor cuenta con la mayor cantidad de fuerza disponible. Imagínense que quieren hacer una carrera de sprint o rodar la bicicleta a toda velocidad; pero que en lugar de acelerar e incrementar la velocidad poco a poco, el poder y la aceleración máxima de tus piernas las tienes desde el inicio, sin necesidad de calentar ni avanzar.

Por lo tanto, lo superdeportivos de Ferrari y/o Lamborghini utilizan las dos tecnologías para lograr un par de fuerza máximo al inicio de la aceleración con un motor eléctrico, y alcanzar velocidades máximas con un motor de combustión interna. Para un auto comercial o “normal” no hay necesidad de llegar a velocidades arriba de 220km/h, pero si es necesario acelerar desde cero y / o rebasar con la mayor tracción posible por lo que un auto eléctrico de volumen fácilmente te puede ofrecer estas prestaciones. Ahora bien, hay que entender que los autos eléctricos los miden también con la potencia máxima que pueden entregar, pero en México (y casi todo el mundo), ésta no se mide en HP como en los de combustible, sino que se mide en kW como cualquier otro motor eléctrico: 1 kW equivale a 1.35 hp.

 

Yo se que esta información puede parecer un poco confusa o demasiada técnica para alguien “que solo quiere comprar un auto”, pero con la creciente oferta de autos eléctricos y la gran variedad de modelos convencionales, es importante que como consumidores estemos bien informados del posible rendimiento de nuestro vehículo y que es realmente lo que necesitamos para nuestro día a día.

 

El fin de semana en la Formula 1.

            El domingo pasado, el piloto británico Lewis Hamilton, demostró porque tiene siete títulos del campeonato y porque no solo es “porque tiene un Mercedes”. Sir Hamilton arrancó en segunda posición perdiendo un lugar con el holandés Max Verstappen poco después de haber arrancado el Gran Premio; sin embargo, como un león maduro acechando su presa, Lewis espero pacientemente el momento justo para que el joven Max cometiera un error en una de las curvas más difíciles del circuito y poder rebasarlo. Más adelante, volvió a utilizar su paciencia infalible para realizar una maniobra contra su coequipero Valteri y Bottas y así tomar el primer lugar. Por otro lado, el mexicano Checo Pérez tuvo el mejor resultado desde que se unió a Red Bull y cumplió con la mínima expectativa: quedar en cuarto lugar para que el equipo pueda seguir peleando el campeonato con su archirrival Mercedes. El campeonato está candente y para los fans significa que tendremos mucho entrenamiento durante el año. Verstappen está a sólo 8 puntos de Hamilton, Red Bull ha cosechado su mejor inicio de campaña desde el 2011 y Checo se siente cada vez más cómodo en su auto para poder pelear por podios o triunfos y arrebatarles la victoria a los alemanes.