LETRAS DE JUAN GABRIEL

0
126
  • Se acerca la inevitable “cepillada” de diputados electos hombres.
  • Joel Cruz, Martín Zepeda, René Rodríguez y G. Zamacona, en capilla.
  • Magistrados locales deben ejecutar bien la jurisprudencia sobre paridad.
  • Distraídos algunos integrantes del TEEM, ya sueñan con la sucesión.
  • Mucho ruido y pocas nueces en el PRD; solo amagos y arañazos.

 

POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

Según se tiene planeado, en menos de 10 días el Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) dictaminará la impugnación sobre la integración de la próxima Legislatura del Estado de México, en la que ineludiblemente habrá ajustes: bajarán a diputados electos hombres para sustituirlos por mujeres.

 

Aunque los magistrados del TEEM tienen hasta el 16 de agosto para resolver el entuerto, las señales indican que se quieren deshacer de esa “papa caliente” tan pronto les sea posible y trasladar el litigio al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

 

Ni le busquen ni se aferren. Aun cuando el tribunal estatal se vaya por la libre y evite la confrontación política directa, la jurisprudencia federal es tajante:

 

1.- La paridad en la integración de la próxima legislatura del Estado de México debe comenzar con el equilibrio de género en los grupos parlamentarios; en esta tesitura el partido que tiene más hombres que mujeres en calidad de diputados electos es el PAN, con casi un 80% de sus próximos legisladores masculinos. Y así sucesivamente, el siguiente partido que menos tenga paridad tendrá la suerte de quitar a hombres para dar paso a las mujeres.

 

2.- Que para el caso del Estado de México donde las 30 diputaciones de representación proporcional se integran de forma mixta (15 de lista y 15 de segunda minoría o los mejores segundos lugares), se tiene que proveer y cuidar la máxima del voto directo por encima del listado puro. Es decir, que deberán ser los diputados electos de lista (hombres) los sacrificados y no quienes aun perdiendo se enfrentaron a las urnas.

 

El asunto no es sólo saber quiénes de los diputados electos hombres deben regresar la constancia de mayoría; sino quiénes serán las que entren como legisladoras.

 

Hay dos escenarios:

Uno: que el TEEM se brinque la jurisprudencia federal y opte por rasurar a los de representación proporcional, es decir, a los mejores segundos lugares, situación que será corregida en el TEPJF.

 

Dos: que tarde o temprano el tribunal federal corregirá la plana y tendrá que cepillar a varios de la lista pura en cada partido político.

 

Así que estamos a días de saber la decisión del Tribunal Electoral del Estado de México, aunque desde ahora les podemos dar una probadita del dictamen que ya preparan los magistrados mexiquenses.

Según el anteproyecto los cambios de diputados hombres por mujeres se darán en los partidos Acción Nacional, PT, Movimiento Ciudadano y PRI. Los nombres en capilla aquí van: Joel Cruz   Canseco, del Partido del Trabajo; Martín Zepeda, de Movimiento Ciudadano; René Alonso Rodríguez, del PAN; y Guillermo Zamacona, del PRI…  veremos si los magistrados se mantienen, se arrepienten o interpretan a cabalidad la jurisprudencia.

 

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

No es lo mismo la gimnasia que la magnesia…

Por cierto, algunos magistrados del TEEM deben entender que en este momento no tienen otra tarea ni distracción más importante que no sea la de resolver con estricto apego a la ley las más de 260 impugnaciones que tienen en sus escritorios, todas relacionadas con las elecciones de alcaldes y diputados locales del pasado 6 de junio. Bien dice el dicho, “pueblo chico, infierno grande”; en un ente autónomo del tamaño del Tribunal Electoral es muy fácil conocer los secretos e intenciones de quienes ahí laboran. Y es que por ahí ya andan algunos distraídos queriendo “revolver peras con manzanas” y hacen futurismo político pensando en la sucesión de la presidencia del órgano colegiado que deberá ser antes de concluir el año. ¡Cuidado!… No estén pretendiendo hacer de las resoluciones jurisdiccionales monedas de cambio por la próxima presidencia del Tribunal.

 

Insultos al espejo…

Según se comentó en una mesa de conocido restaurante de Paseo Tollocan, la suerte ya está echada para el todavía presidente del Comité Directivo Estatal del PRD, Cristian Campuzano. Esta semana será definitiva para conocer el destino de la dirigencia perredista en el Estado de México, siempre y cuando la jugada que ejecutaron las sobrevivientes tribus del Sol Azteca surta efecto por encima del Comité Nacional en manos de Nueva Izquierda y de los llamados “Chuchos”. Interesante todo lo que se dijo en torno a la vida política y el ascenso de Cristian Campuzano, al que tildaron de “mal agradecido, arribista, traicionero y cosas peores”, si no hubieran dicho su nombre más de 20 veces, juraría que se trataba de cualquier otro perredista, nada que los haga diferentes. ¿Quieren saber qué más se dijo en esa mesa?, pregúntenle al diputado Omar Ortega; al alcalde de Malinalco, Roberto Cabañas o incluso al ex panista y recién derrotado morenista de Toluca, Gerardo Pliego.

 

Balde de agua fría…

La designación de Gustavo Cárdenas como próximo coordinador de la bancada de los diputados federales mexiquenses del PRI tuvo la intención de enfriarle los ánimos a Ricardo Aguilar Castillo y Ana Lilia Herrera Anzaldo, legisladores en activo y reelectos, que a su vez son claros prospectos a la candidatura tricolor en el 2023. Por supuesto que la unción de Cárdenas Monroy no aniquila las aspiraciones por la gubernatura de Ricardo ni de Ana Lilia, sólo que tendrán que buscar alternativas de proyección y comunicación que no se sobrepongan a la imagen del coordinador parlamentario en San Lázaro. Aunque, a decir verdad, a Gustavo Cárdenas cualquier cosa lo puede opacar, lo difícil es hacer que brille como político.