Trípode

0
132

Eduardo H’LIMÓN CERVANTES

 

* Respetemos a los policías

 

Ayer presencié, con tristeza, en el centro de Toluca como una tipa al volante se pasaba un alto, a lo que la oficial de tránsito de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) le fustigó y le paró para multarla. Ni tarda ni perezosa la infractora soltó de su femenina boca palabras dignas de un trailero, sin menospreciar a los traileros. No conforme, un chamaquito, acompañante de la “dama”, gritó desde su asiento a la policía “quítate maldita gorda”… ¿Dónde está el respeto ciudadano? Fuera mi hijo hubiera ido a recoger sus dientes a la banqueta, pero qué se puede esperar con una madre así.
Así como se exige a las corporaciones policiacas asumir la responsabilidad que les corresponde, con honestidad, disciplina, capacidad y lealtad hacia las instituciones, de esa misma forma, debe haber reciprocidad y cumplimiento en beneficio de las fuerzas policiacas. Pero los ciudadanos que tenemos conductas irregulares en la vía pública o carecemos de principios y autoridad moral, siempre protestamos cuando somos amonestados por la Policía o detenidos por la misma, y remitidos al cuartel policiaco a disposición de la jurisdicción que corresponda.
Todos tenemos derechos por el solo hecho de ser personas; pero como se vive en sociedad, tenemos también obligaciones que debemos observar para desarrollarnos en la mejor forma, en paz y en armonía. Lamentablemente la imagen del policía se encuentra muy deteriorada, son humillados, despreciados e ignorados por la sociedad, señalados con índice de fuego, tratados como bandoleros, pluralizan como si todos fueran de la misma condición, hay de todo en la viña del Señor, también son seres humanos.
Y como decía mi compadre Chón: “Recuerde compadre, que siempre es más valioso tener el respeto que la admiración de las personas”.
E-mail: limon@8columnas.com.mx
Twitter: @edulimon76