Trípode

1
132

Eduardo H. Limón Cervantes

 

  • * AMLO quiere ir para atrás.

 

    Aquel lunes 21 de marzo López Obrador nos salió con la puntada de presentar ante maestros de la CNTE un Acuerdo para Fortalecer la Educación Pública en Oaxaca en el que propone instalar comedores en todas las escuelas, apoyos para estudiantes de escasos recursos económicos y becas para todos los estudiantes de preparatoria (programas que el gobierno federal hace). También propone fortalecer la universidad pública y crear nuevas universidades (universidades patito de Morena).

    Ante tal declaración de brutalidades, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, aseguró que la propuesta educativa de Andrés Manuel López Obrador es una burla, porque el tabasqueño pretende que regresemos a un sistema educativo donde se vendan y se hereden plazas; lo que está proponiendo es que los maestros no tengan acceso a la capacitación, lo que nos está proponiendo es que siga habiendo marchas que dejen a los niños sin clases. Su propuesta educativa es decir, es restituirle a un pequeño grupo de líderes sindicales sus privilegios en detrimento de los derechos de las niñas y de los niños de México.

    Las declaraciones de Nuño Mayer son correctas, porque es una burla para los niños y las niñas, los jóvenes los padres y las madres de familia y los maestros de Oaxaca, de Guerrero, y de Chiapas y de todo México, porque el Peje quiere echar abajo la reforma educativa, y desde este espacio editorial le gritamos en la cara al chaparro ese, lo mismo que le advirtió el secretario de Educación Pública Federal: ¡No lo vamos a permitir!, porque somos millones de mexicanos los que no queremos que regrese el antiguo sistema de venta y herencia de plazas, donde los maestros no se evaluaban, ese sistema al que nadie quiere regresar y no se va a permitir. Estamos listos los mexicanos (los que tenemos cerebro y no somos borregos de Morena) y en las urnas mostraremos -otra vez- que no queremos nada que ver con ese mentiroso tabasqueño, porque los mexicanos podrán votar por cualquiera, pero no se les perdonaría que sufragaran por un Donald Trump a la mexicana, que busca el retroceso del país.

    Y como decía mi compadre Chón: “Recuerde compadre que pa’ decir mentiras y comer pescado hay que tener mucho cuidado”.

    E-mail: limon@8columnas.com.mx    Twitter: @edulimon76