ZONA DIVERSA- LEO ESPINOZA

0
73

“Municipalizar las marchas tarea obligada de la sociedad civil organizada”

Mirar las necesidades de la población LGBTTTIQ+ de los municipios desde lo transversal e interseccional

Necesaria áreas de atención a la población LGBTTTIQA+ en todas las esferas de gobierno

Este año en particular ha sido muy interesante para el Estado de México, pues varias colectivas y colectivos se dieron a la tarea de organizar las primeras marchas en sus municipios de origen, si bien es un hecho histórico que se debe tomar en cuenta, es importante no perder de vista que el salir a las calles es para visibilizar a la comunidad LGBTTTIQA+, pues al no contar con un registro del porcentaje de personas pertenecientes a la diversidad sexual a este sector se le sigue considerando minoría y por tanto no hay las suficientes políticas públicas para su protección.

Sin duda la agenda diversa ha tenido avances significativos en los últimos años en reconocimiento de derechos ante los congresos locales, pero no así en la igualdad de oportunidades y el acceso a la justicia o la salud, dichos fenómenos se dan con mayor incidencia en municipios donde hablar de lo diverso sigue siendo estigma y tabú para la sociedad.

Por ello, es momento de que las nuevas generaciones de activismo no se volqueen a las capitales de las entidades, sino que generen las condiciones para que todos los municipios tengan la posibilidad de tener su agenda que permita mapear las necesidades de las poblaciones diversas, pues no se puede generalizar una problemática que por condiciones geográficas, económicas, sociales y culturales será diferente, es decir, no es mismo contexto que vive una lesbiana, gay, bi o trans en municipio rural a uno urbano.

La tendencia marca, a que ahora se deben sacar a la luz las diferentes realidades de lo que es ser diverso de una forma transversal e interseccional, visibilizar a las personas indígenas, con discapacidad, que viven en situación de calle, con algún tipo de adicción, en reclusión, minorías religiosas, personas no LGBTnormativas, personas que viven con VIH, trabajadoras y trabajadores sexuales, personas de la tercera edad solo poner algunos ejemplos, es decir no dar por sentado estereotipos de lo que es ser diverso, pues ahí marca la necesidad de seguir trabajando.

Por último, un tema prioritario es la continua capacitación y sensibilización de servidores públicos en sus tres esferas de gobierno, pues es el rubro en el que hay mayor atraso en cuanto a los pendientes de la diversidad sexual se tienen, la mayoría de los casos de discriminación y revictimización se dan en estos espacios.

Y aunque hay resistencias por parte de las autoridades municipales a la hora de permitir el tránsito y ocupación de los espacios públicos para que se lleven a cabo las marchas del orgullo, de una vez les adelanto, no podrán parar la marea arcoíris, el camino por el reconocimiento de derechos humanos de la diversidad sexual ha sido pavimentado con el sufrimiento de muchas, muchos y muches, pero también de una resiliencia y resistencia que nos mantiene optimistas y con esperanza de que algún día se dejara de odiar por amar a quien quieras amar o asumirte con el género que te sientes identificado.