Familias enteras dejan confinamiento para salir a negocios no esenciales en Toluca

0
259
FOTO JUAN HERNÁNDEZ

POR Gerardo GARCÍA 

Si la reapertura económica de este lunes fuera una prueba en el Valle Toluca, la capital mexiquense saldría reprobada y es que familias enteras dejaron el confinamiento atraídos por promociones y ofertas que lanzaron tiendas de ropa, zapatos, maquillaje, ópticas y bisuterías, en Los Portales, luego de tres meses de bajar las cortinas ante la pandemia de Covid-19.

Ni el mal tiempo, con el cielo nublado y aire frío, inhibió a que este lunes la ciudadanía se sintiera más segura para ir a la calle luego de que la entidad se flexibilizó la cuarentena y se dio paso a que actividades contempladas en el semáforo naranja se apliquen en el rojo.

No eran ni las 10 de la mañana, y los pasillos de los Portales de Toluca, lucían saturados si se compara con las últimas semanas en que el espacio fue cerrado con vallas y que los negocios dejaron de operar.

Si bien no hubo filas largas, los establecimientos poco a poco atrajeron las miradas y la atención de los toluqueños, en algunos casos con familias completas, que se dieron cita a las afueras de los locales y no se resistieron a acceder a comprar los artículos exhibidos con promociones de un 20 hasta un 50 por ciento de descuento.

La imagen urbana destacó el uso de cubrebocas de todos los estilos y colores, pero también aquellas personas que siguen renuentes a utilizar este aditamento. En contraste el sector comercial puso el ejemplo, porque de manera generaliza toman temperatura a los clientes, les obsequian gel antibacterial y disponen de tapetes sanitizantes.

Con estos protocolos, el señor Rafael Navarro decidió comprarle unos zapatos a su hija, quien dijo que ya era necesario porque los que tenía estaban desgastados. Reconoció el esfuerzo de los establecimientos para reabrir con medidas de seguridad para la salud de los clientes.

No lejos de este lugar, Verónica Nieto una empleada se mostró feliz de que la entidad gradualmente retome su actividad comercial al lamentar que la economía está mal y lo que se necesita permitir que trabajen.

También a unos pasó más, Ana Arochi, encargada de un restaurante, aceptó que ha sido todo un reto adaptarse a la “nueva normalidad” aunque como establecimiento han optado en quitar mesas y sillas para respetar la sana distancia.

Gerardo GARCÍA HERNÁNDEZ
FACEBOOK:Gerard García
TWITTER:@GeraGaHer