Cuando es tiempo de unirnos nadie nos para: Niña Dioz

0
192

*La rapera mexicana donará entradas
del concierto que ofreció en Japón a los damnificados en México.

México.- Comprometida con apoyar a su país aun en la distancia, la rapera mexicana Niña Dioz donará las entradas del concierto que ofreció en Japón, así como lo que pudo recaudar con los ciudadanos de aquella nación asiática. La intérprete, quien lleva más de una semana en el país oriental, dijo en entrevista vía internet, estar muy conmovida por toda la movilización de jóvenes, amigos y artistas que están de voluntarios y que están activos ayudando a los damnificados por los recientes sismos en México.
“Desde haciendo sándwiches están ayudando, tengo un amigo que está haciendo cortes de pelo todo el día gratis para recolectar víveres, otra gente por ahí estaba ofreciendo sus servicios de ayuda psicológica. “Todos están bien prendidos para unirnos en esta causa de poder levantar a la Ciudad de México lo antes posible y desde acá en Japón yo estoy haciendo todo lo posible por ayudar en lo que pueda”, expresó.
A la cantante todavía le faltan algunos días para regresar a México, sin embargo la ayuda llegará antes, pues dijo, el sueldo de su concierto, que tuvo lugar hace unos días, será donado para ayudar a las víctimas, a las asociaciones como Topo, y a sus amigos que están comprando materiales, lámparas y vendas.
“Como mexicanos tenemos siempre muchos defectos y diferencias entre nosotros pero cuando es momento de unirnos nadie nos para, porque juntos tenemos todo el “power” y toda la pila y ahora se está viendo, estamos organizándonos, tratando de ayudar, de correr la información de lo que necesita la gente. “De los puntos en donde se requiere más apoyo y a pesar de lo triste y del shock de la información es algo bonito también de ver, qué mucha gente se está involucrando y de la misma manera invitar a más personas que se involucren no nada más en Facebook sino que también salga a tratar de ayudar”. Refirió que lo que más le conmovió fue que una chica japonesa le entregó una jarra llena de propinas que había juntado en su trabajo para la causa.