Inicia la Cuaresma con la imposición de ceniza en la Catedral de Toluca

0
88
Foto: Juan HERNANDEZ

POR Pameli POPOCA 

 Este miércoles inició, de acuerdo al calendario litúrgico que celebra la historia de la salvación dentro de las expresiones religiosas cristianas, la temporada de Cuaresma, un periodo de seis semanas donde los fieles llevan a cabo una serie de prácticas y compromisos que les prepararán para la celebración de la Pascua (el evento central del cristianismo), periodo que inicia con el Miércoles de Ceniza y que, en Toluca y los pueblos católicos, se celebra yendo al templo a recibir la “imposición de la ceniza”, forma simbólica de representar lo efímero de la vida y el renacer de la fe.  

En esta ocasión, la catedral de Toluca fue escenario de una gran congregación de católicos quienes con devoción y respeto cantaron y escucharon atentos la homilía pronunciada por el Monseñor Maximino Martinex Miranda, obispo auxiliar de la Diócesis de Toluca quien, junto con Monseñor Guillermo Fernández Orozco, vicario general, dio una reflexión respecto a la importancia de la Cuaresma y el simbolismo de la imposición de ceniza en cuanto la aceptación de los pecados, la misericordia y la reunión del pueblo cristiano.  

Recordó el sacerdote a los asistentes, “no es suprimir por suprimir”, haciendo referencia al ayuno y la práctica de la austeridad que precede a la Semana Santa; “es más bien un acompañamiento a Jesús, es la reconciliación con Dios y con el prójimo, la práctica de obras de piedad, dar algo de lo que hemos recibido, ayunar de los rencores, el odio y las mentiras”, habló. Expresó la importancia de orar en lo secreto y no ayunar con cara triste, pues es un sacrificio que sirve para reavivar la fe en Cristo, en la promesa definitiva de la salvación y la vida eterna. | 

Al concluir, el obispo auxiliar se dedicó a responder algunas preguntas de interés para los medios de comunicación. La mayoría giraron en torno al mensaje y significado de la imposición de ceniza y la Cuaresma, sin embargo, resaltaron sus respuestas cuando se le preguntó su opinión sobre el paro de mujeres del próximo 9 de marzo y sobre la presentación de Ricky Martin –estandarte del movimiento LGBT en Latinoamérica- en Festiva 2020: “Estoy de acuerdo con el paro de mujeres, aunque al otro día volverán a servir” y “estoy de acuerdo en todas las formas de expresión que abonen a la inclusión y unión de las personas”, contestó respectivamente.  

Estas respuestas abonan a dos temas donde la iglesia como institución ha participado de manera directa e indirecta: en la interpretación que hombres y mujeres tienen del movimiento feminista, pues el arzobispo ha comentado que “el feminismo es la degradación de la mujer”, afirmación que comparten sus feligreses; y la lucha de la comunidad LGBT en la busca de su derecho al matrimonio, pues ha contribuido a su retraso durante al menos 8 años, desde que fue presentada la iniciativa en 2012.