Las mujeres son protagonistas de acciones de transformación: Rigoberta Menchú

0
128
FOTO: Especial

 

Lilia González

Al brindar la conferencia magistral “Retos y fortalezas en la defensa de los derechos humanos de las mujeres”, la premio Nobel de la paz, Rigoberta Menchú, aseguró que desde siempre las mujeres han sido protagonistas de transformación; sin embargo, dijo, hace falta que se valoren más y luchen por sus derechos de manera inteligente y no a través de la violencia.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, celebrado cada año el 8 de marzo, indicó que la equidad es una conquista ganada, que quizá no se valora porque antes no existía; no obstante, gracias a los cambios en las leyes y normas, se han ampliado los derechos para las mujeres.

Al participar en la conferencia organizada por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM), consideró que hoy en día algunos movimientos de mujeres han surgido en el marco de la diversidad tanto de género como sexual, pero lamentó que en su mayoría tengan como característica la violencia.

“No hay que acudir a la violencia para decir que somos diversas… necesitamos educar a las nuevas generaciones, muchas mujeres piensan que el tamaño de su sueño es igual al tamaño de su presupuesto, pero eso no es cierto, hay muchas mujeres que con poco han logrado mucho. Hay mujeres sin límite que cruzan fronteras, que usan la tecnología para trascender”, sostuvo.

Por otro lado, indicó que es importante no seguir victimizando a la mujer, puesto que ello solo es sinónimo de retroceso; y destacó que si bien se han ganado muchas batallas y se ha tenido progreso para, por ejemplo, reconocer al feminicidio como un delito y establecer la paridad de género, aún se tienen grandes pendientes.

De igual manera, la líder social remarcó que se tiene que comenzar a trabajar en la educación para lograr incidir en las nuevas generaciones a fin de que no solo resuelvan problemas, sino que las y los eduque, tarea que es responsabilidad del Estado.

Finalmente, indicó que las mujeres tienen la misión de hacer que su lucha sea ética, coherente, de mesura, que no sea de precipitación en ejercer una opinión.