Mi adiós para Ricardo Camacho

0
346

POR Paty Yamin

 

Se cierra una página en la vida periodística del diario 8 Columnas, el decano de los informativos en el Estado de México, con el fallecimiento de sus corresponsales en el Valle de México, hace un año Antonio, hace unos meses Manuel y ahora Ricardo Camacho…

 

Los Camacho, como eran conocidos entre los reporteros y representantes de los medios de comunicación escrita en el área conurbada, llevaron siempre bien puesta la camiseta del rotativo que ha hecho historia a más de 45 años, informando a las comunidades tanto del Valle de Toluca como aquél Valle del Anáhuac.

 

Hoy le tocó ir a rendir cuentas a Ricardo ante el creador; antes lo habían hecho Antonio y Manuel.

 

Su vida periodística, se desarrolló en un inicio, en la fuente informativa de reportear la nota policiaca.

 

Recordamos que la anuencia para llegar a 8 Columnas, la otorgó el propio Don Pepe Yamin Duhaje nuestro Presidente Fundador quien les llegó a tomar buen afecto por su tenacidad en el envío frecuente de reportes, bien fuera de la captura de delincuentes, los éxitos y fracasos de la autoridad policial en la entidad mexiquense, y hasta homicidios y feminicidios al día de hoy.

 

En los últimos años, los hermanos proveían de la información general de varios de los ayuntamientos de la Zona Metropolitana del Valle de México, al ser el enlace informativo en algunos ayuntamientos con el diario.

 

Ahora, ante el desenlace de la historia de Ricardo, en la redacción lo recordamos por haber sido un colaborador querido, estimado y fiel a la causa de su oficio…

 

Las cuartillas de la máquina de escribir, de aquél telefax, de la computadora de hoy, quedarán en blanco al no poder escribir Ricardo, la información de su área encargada.

 

Sin embargo, el grato recuerdo de su presencia, de su bonhomía, de la agudeza al escribir su información, lo llevaron a tener el respeto de muchas autoridades.

 

Hoy queremos decirte que has sido para todos nosotros, no solo un compañero, sino un ser que ha dejado su huella silenciosa y generosa en nuestras vidas.

 

Queremos reconocer que tu paso entre nosotros no termina ahora, sino que aunque las distancias sean físicamente lejanas, la cercanía espiritual será especial.

 

Tus palabras y actitudes prevalecerán en nosotros, y aunque pasen los meses y hasta los años, debes saber que aquí estaremos siempre dispuestos a recordarte.

 

Vete tranquilo a seguir escribiendo, ahora ante la corte celestial, porque sabemos que seguirás inquieto en donde estés, buscando la nota que enviar a la redacción de allá arriba, donde también sembrarán la semilla del éxito como lo hiciste con el periódico 8 Columnas.

 

No te decimos “adiós” sino “HASTA PRONTO”, Ricardo Camacho Navarro…