Órdenes del jefe

0
100
Madruguete agresor… Al amparo de la madrugada un grupo de encapuchados agredió y despojó de sus pertenencias a los pocos activistas que quedaban en el campamento "Abracemos Tollocan". Según los afectados fueron alrededor de 30 sujetos que insultaron, golpearon y robaron teléfonos celulares. El gobierno del Estado de México investiga este atentado contra los opositores al Proyecto Tollocan. (Foto: Juan Hernández)

* De madrugada integrantes de “Abracemos Tollocan” fueron golpeados y despojados de pertenencias.

Gerardo GARCÍA HERNÁNDEZ

Tras fracturarse el movimiento Abracemos Tollocan, parte de los integrantes que se resistieron a levantar el campamento, fuero reprimidos por un comando armado quienes por más de 20 minutos los agredieron física y verbalmente, los amenazaron de muerte e hicieron tocamientos a por lo menos tres mujeres.
El atentado, ocurrió después de las tres de la mañana del martes, donde cerca de 30 encapuchados arrasaron con las instalaciones que este nuevo movimiento de resistencia mantuvo, al grado de deshacer las casas de campaña, hechos llevados a cabo con total impunidad al no haber detenidos.
En entrevista, Diana Elena García Arango responsabilizó al gobierno e Iniciativa Privada (IP) de orquestar este acto para que se desistan en su lucha, pero mencionó que de manera colectiva levantarían la denuncia antes las autoridades de Justicia y derechos humanos.
«Sufrimos agresiones, amenazas de muerte por un grupo paramilitar de aproximadamente más de 30 elementos, hombres armados que nos golpearon, nos quitaron celulares, pues nuestras pertenencias, el dinero que traíamos para seguir moviéndonos en el campamento y bueno nos dijeron que eran órdenes del jefe que estábamos afectando económicamente sus intereses», declaró.
Pese a los golpes y humillaciones, reportó que ninguno de los que fueron víctimas resultaron heridos y se encuentran a salvo, por lo que -adelantó- seguirán firmes en el campamento instalado a un costado del camellón de Tollocan.
Aunque, deslizó la posibilidad de existir conexión entre la fractura que se tuvo con el grupo cercano a los perredistas, Mario Medina Peralta y Gabriel Medina Peralta, con la agresión, y una serie de irregularidades observadas por parte de los elementos de seguridad, días atrás.
“Vamos a seguir aquí porque no podemos permitir que nos arrebaten lo que es nuestro… la ciudadanía se va con otra idea de que ya esto ya se levantó y no, no es verdad, nos siguen violentando, esto es un patrimonio de todos, debemos de estar conscientes de que siguen robándonos nuestros recursos naturales”, señaló.
Finalmente, los agraviados adelantaron que el jueves convocarán a prensa para dar a conocer pruebas contundentes sobre el ataque que recibieron, donde -dejó- claro la ruptura con el grupo identificado con los perredistas.