Rebozo, prenda milenaria representativa de Tenancingo

0
216

POR Alelhi RODRÍGUEZ

Ese telar colorido que usaron las mujeres revolucionarias, conocidas como “Adelitas” es la prenda que al día de hoy identifica al municipio de Tenancingo.

Guillermo Álvarez Segura, se dedica a la hechura del rebozo, quien añade que además de ser una labor tradicional, es un amor a la artesanía.

Rebozo, prenda milenaria representativa de Tenancingo - Nov 19, 2020

La historia del rebozo remonta a años antes de la llegada de los españoles, indígenas usaban la prenda como complemento a su vestimenta, pero en la época de la Revolución Mexicana, el rebozo se convirtió en un símbolo de las mujeres quienes lo ocupaban para cargar a sus hijos y seguir a sus esposos o familiares en la lucha armada o bien una prenda para ocultar las armas, en la actualidad, el rebozo es una pieza que complementa la vestimenta para cualquier evento social.

Es una pieza emblema en el municipio sureño, decenas de familias se dedican a su elaboración, es la artesanía su manera de subsistir.

José Carlos Flores, también artesano del rebozo, comentó que el proceso inicia con la devanada del hilo, “como aquí es completamente artesanal se hace todo a mano, por ejemplo aquí, se devana lo que es la madeja de hilo, después ya pasa al hundidor, y ahí es donde empieza a hacerse la tela, posteriormente hay que bolearla, dibujarla, mandarla amarrar”, comentó.

Rebozo, prenda milenaria representativa de Tenancingo - Nov 19, 2020

Hasta hace un año era de las prendas más solicitadas previo al 20 de noviembre, las escuelas solicitaban del producto, para eventos especiales como homenajes a fecha, también para el 15 de septiembre, que era mayor la demanda, pero todo ha cambiado a consecuencia del COVID-19.

“Nuestra producción si la hemos tenido que disminuir un poco, por lo mismo que las ventas han bajado bastante, si hemos batallado a la hora de vender el rebozo”, indicó Álvarez Segura.

Rebozo, prenda milenaria representativa de Tenancingo - Nov 19, 2020

Refirió que afortunadamente no han recortado personal, “aquí trabajan tres personas y yo, las que nos dedicamos a la producción y la venta del rebozo, si le hemos batallado en la cuestión económica, un poco, por la cuestión de que ha bajado la venta para pagarles a los trabajadores, a los que se dedican a tejer, por ejemplo”.
Sin embargo la pieza no deja de ser elegante, tanto por su manera de elaborarlo, hasta por los colores y empuntados, que logra que se venda por sí sola.